¿Por qué ningún banco compra el Popular?

¿Por qué ningún banco compra el Popular?

02 junio, 2017
|
Actualizado: 02 junio, 2017 20:19
|

Es la opción preferida de la actual cúpula directiva, pero ningún banco toma la inciativa para comprar el Popular mientras el valor sigue hundiéndose en la Bolsa bajo los atónitos ojos y paralizadas manos del ministro de Economía, Luis de Guindos.El Banco Popular, por tamaño y presencia en el mercado español, con especial notoriedad entre las pymes, es una tentanción para el resto de la banca española, al menos, sobre el papel. Hasta hace poco, era el objeto de deseo de grandes entidades como Santander, BBVA, Caixabank o otros iguales como el Sabadell.

Pero, entonces, ¿por qué ahora ningún otro banco ha tomado ya la iniciativa y ha lanzado una oferta digna de tenerse en cuenta por la actual directiva?

Es muy sencillo, una operación de este envergadura significa comprar todo el banco, con todo lo bueno, pero también con todo lo malo.

Líder en pymes

Para el analista de Self-Bank Felipe López-Gálvez, entre sus factores positivos y que invitan a una compra es que el negocio principal del banco, excluyendo el inmobiliario,  fue capaz de generar un resultado positivo de 180 millones de euros en el primer trimestre. De hecho, añade este experto, es el banco líder en el segmento de pymes con una cuota de mercado del 17,7%, todo ello en un contexto de recuperación de la economía española. Su ratio de capital, si bien no es boyante, advierte el analista, se sitúa en el 11,91%, por encima del 11,37% que exige el regulador.

¿Cuándo vale el Popular?

Entre los factores negativos, y que pueden reportar sorpresas a un futuro comprador, se encuentra la dificultad de valorar con exactitud el balance del banco, donde la propia entidad cifra en más de 36.000 millones los activos improductivos. Al cierre del primer trimestre, recuerda Felipe López-Gálvez, la tasa de morosidad del Popular alcanzó el 14,6%, frente al 8,8% de media del sector en España.

Muchos empleados

También, como aspecto negativo, se encuentra la reestructuración de su plantilla. Es cierto que ya ha acometido una, con una reducción del 20% de sus costes salariales. Sin embargo, asegura este experto, sigue contando con una base de empleados muy elevada de difícil encaje con el banco adquiriente en un contexto de reducción de personal y cierre de oficinas en todo el sector bancario.

Esta circunstancia podría no ser un escollo en el caso de que fuera un banco extranjero sin presencia en España el que comprara el banco. De hecho, el run-run del mercado ya ha apuntado esta semana al francés Crédit Agricole, que participa en Bankoa, un banco vasco también especializado en pymes.

Emisión de ‘CoCos’

Otro de los problemas a la hora de comprar el Popular es su emisión de ‘CoCos’, apunta el analista de Self Bank. Su caída en los mercados de renta fija podría llevar a un conversión en bonos por acciones en caso de que los ratios de capital cayesen por debajo determinados niveles.

Si esto llega a pasar, ese canje terminará representando cerca del 30% del capital, provocando un efecto dilutivo entre los accionistas considerable.

Litigios y demandas

A todo lo anterior, hay que sumar la reputación del propio banco. El posible comprador se enfrenta a un riesgo importante en cuanto a posibles gastos futuros por litigios y demandas. Además de las cláusulas suelo, el banco podría tener que enfrentarse a irregularidades cometidas supuestamente cuando se desarrollo la última ampliación de capital en junio de 2016, advierte el experto de Self Bank.

Y no hay que olvidar que el 12% del capital del Popular está en manos de bajistas.

.
Noticias Relacionadas: