PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Cinco aeronaves afectadas por el cierre preventivo del espacio aéreo europeo a los Boeing 737 Max 8, permanecen,en el aeropuerto de Gran Canaria junto a un avión de Ryanair, de dcha a izda, un aparato de SmartWings (Travel Service), tres de Norwegian y uno de TUI Fly. EFE/Ángel Medina G.

Norwegian se queda sin pretendientes

El grupo de aviación IAG, integrado por Iberia, Aer Lingus, Vueling y British Airways, ha descartado por enésima vez formular una opa sobre la compañía noruega Norwegian, que también ha visto como los fondos de capital riesgo, que podían haber jugado el papel de caballero blanco en la operación. Al retirarse IAG, también han renunciado ellos.

PUBLICIDAD

Tras más de un año de idas y venidas, con comentarios a favor y desmentidos en contra, IAG ha descartado definitivamente la compra de la compañía noruega de vuelos de bajo coste a larga distancia Norweiang.

Todo empezó en abril de 2018 cuando IAG anunció que había comprado un 4,61 % de la aerolínea noruega con el fin de iniciar conversaciones para presentar una oferta íntegra, una posibilidad sobre la que no se alcanzó ningún acuerdo y que el pasado viernes ha quedado totalmente descartada. IAG también se ha desprendido de todo el capital en la aerolínea noruega que, según la última comunicación bajó al 3,93% por las ampliaciones de capital realizadas por Norwegian a las que no acudió IAG. 

Una de las razones que ha hecho a IAG retirarse de la oferta por Norwegian ha sido la posibilidad de una guerra de opas por una compañía que su deuda neta asciende a 7.000 millones de euros y que no tiene un claro plan de viabilidad. En junio de 2018, el consejero delegado del grupo hispano-británico, Willie Walsh, declaró que éste no entraría en «una guerra de ofertas». «La compra de Norwegian -añadió- sería un negocio interesante, pero no es un negocio que tengamos que hacer a toda costa», aseguró Walsh en una rueda de prensa en Bruselas en esa fecha, tras ser preguntado por los contactos entre la alemana Lufthansa y la noruega.

PUBLICIDAD

Meses después, y sobre todo a lo largo de 2019, se han sucedido los desmentidos de opa. Desmentido en enero, para volver con fuerza ese rumor en mayo, con nuevo desmentido. La semana pasada volvieron otra vez los rumores con nuevo desmentido. Durante todo este tiempo, la acción de Norwegian se han movido en Bolsa golpe de rumor, pero la evolución del último año es catastrófica para la aerolínea. Su cotización en la Bolsa de Oslo ha pasado de 240 coronas, 24,74 euros, cuando había posibilidades de opa en julio de 2018, a 45, 5,20 euros, cuando han desaparecido esas supuestas ofertas, porque los fondos de capital privados, interesados más en hacer de caballero blanco, es decir, de intervenir en la operación a favor de la aerolínea noruega, también han comunicado que se retiran una vez que lo ha hecho IAG. Lo más curioso es que Norwegian rechazó las primeras ofertas de IAG, cuando cotizaba a 240 coronas suecas, porque ‘infrvaloraban la compañía. Ahora, el grupo hispano británico no la quiere ni a 45 coronas la acción, poco más de cinco euros.

Un futuro incierto

La ecotasa que ha decidido implantar Francia a las aerolíneas en la última de las incertidumbres que planea sobre el sector de la aviación comercial que necesita de grandes grupos para poder sobrevivir en un mundo altamente competitivo, muy dependiente de los precios del petróleo y de la guerra de precios entre las distintas compañías, problemas a los que la compañía noruega tiene que añadir los numerosos Boeing 737 que tiene varados en tierra desde la prohibición para volar de estos aviones desde el pasado mes de marzo. Para una aerolínea, un avión en tierra es una máquina de generar pérdidas.

Norwegian tendrá que afrontar su futuro en los cielos en solitario. Este jueves presenta resultados en Oslo, que no se esperan muy negativos por las indemnizaciones pagadas por Rolls Royce ante los fallos de sus motores, pero, según apuntan, fuentes del mercado, eso ya está descontando por el mercado y ya no cuenta con el revulsivo de la posibilidad de una opa, al menos en el corto plazo y de la mano de IAG.

PUBLICIDAD