Programas del domingo
El nuevo bono social eléctrico, lejos de resolver la pobreza energética

El nuevo bono social eléctrico, lejos de resolver la pobreza energética

10 mayo, 2017
|
Actualizado: 10 mayo, 2017 19:31
|
PUBLICIDAD

La reforma del bono social está lejos de beneficiar a los 4,5 millones de personas en situación de pobreza energética y en el caso de las familias numerosas salen perdiendo por las nuevas limitaciones al consumo.

La OCU ha esudiado el borrador facilitado por el gobierno y ha sacado, entre otras, las siguientes conclusiones

1- A partir de la reforma el Bono Social solo será aplicable a un consumo mensual básico que se asignará a cada tipo de hogar: el exceso sobre esa cifra se factura a un precio normal. Esta es una de las medidas más controvertidas, pues merma en parte la ventaja de agunos hogares. Los límites son:

2.- Hay dos categorías de antiguos beneficiarios del bono social que quedan fuera en la propuesta de borrador.

2.1.- Los consumidores con una potencia contratada inferior a 3 kW.
2.2.- Los hogares con todos los miembros en paro.

3.- Además, los hogares con pensiones mínimas deberán también revisar su solicitud, al indicar ahora que todos los miembros del hogar deben cumplir esta condición.

4.- Ambas categoría de antiguos beneficiarios perderán el beneficio a los 6 meses de la entrada en vigor de la nueva norma, a no ser que puedan acogerse a algunos de los requisitos para ser considerados consumidores vulnerables.

5.- En la práctica, habrá muchos más consumidores que ahora se benefician del Bono Social que quedarán fuera, ya que será necesario solicitarlo cada año… un engorroso trámite adicional que puede dejar fuera del sistema a consumidores de algunos colectivos.

Desde la OCU apuntan algunas líneas de mejora en este borrador:

1. Deberían simplificarse las categorías de beneficiarios utilizando como referencia una renta per cápita y no por hogar. La especial protección de los hogares con menores, que OCU aplaude, puede estar correctamente atendida si se identifica estos hogares como “colectivos especiales” tal y como ahora ya se hace con otros.

2.- Deberían eliminarse, o revisarse de manera crítica, los límites de consumo impuestos para los beneficiarios del bono social, pues el beneficio que supone se va a ver diluido por los rígidos límites del consumo mensual. Excepto para los hogares en riesgo de exclusión social, cuya factura será gratuita, en el resto de hogares la factura a pagar es lo suficiente importante pese al descuento, como para no dar pie al derroche. Los límites van a perjudicar especialmente a hogares sin gas natural, con calefacción eléctrica y con varios miembros.

3.-  Deberían simplificarse los trámites, para que sea posible identificar de forma automática a los beneficiarios del Bono Social, evitando el trámite de la renovación anual.

4.- El beneficio para el colectivo en riesgo de exclusión social puede quedar en nada si no hay un compromiso por parte de la administración para identificar a estos colectivos. La falta de voluntad política o de presupuesto puede provocar grandes diferencias en la protección de los hogares en situación más crítica.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD