Severo castigo al Banco Popular en Bolsa y en sus bonos

Severo castigo al Banco Popular en Bolsa y en sus bonos

13 abril, 2017
|
Actualizado: 13 abril, 2017 10:03
|
PUBLICIDAD

El Banco Popular alcanza nuevos mínimos históricos con un desplome del 3% en la jornada de este Jueves Santo. El castigo también se traslada a su deuda cotizada, cuyo valor se hunde ante el riesgo de impago.

El Popular registra una de sus peores semanas en Bolsa desde el inicio de cotización. Desde el cierre del pasado viernes, el Banco Popular se desploma un 25%, hasta los 0,61 euros por título, y las caídas desde el inicio del año superan ya el 30%.

El severo castigo en esta semana de pasión para el Banco Popular se inició con la Junta de Accionistas del pasado lunes. El presidente del Banco Popular, Emilio Saracho, trasladó un mensaje ambiguo y poco claro sobre qué decisión se iba a tomar finalmente sobre la entidad financiera para salvaguardar su viabilidad y futuro.

Saracho apuntaba que la mejor opción era una ampliación de capital, pero los inversores y analistas consideran que es una decisión contraproducente, más cuando la entidad financiera ha pedido prestados más de 5.400 millones de euros en las últimas tres ampliaciones y su capitalización bursátil actual apenas supera ya los 2.500 millones de euros, casi el mismo montante que la última ampliación, cifrada en 2.505 millones de euros. De esta forma, desde Bankinter apuntaron que el mercado no estaría dispuesto a aportar más dinero al banco.

El máximo dirigente del Popular abrió la puerta a una operación corporativa, ya sea mediante venta o incluso una fusión. El mensaje no sentó nada bien a los inversores que desataron las ventas, llenado a su vez los bolsillos de los bajistas, que apostaban con el 10,77% del capital.

Algunos medios hablaban ya de otras posibles alternativas, como la emisión de deuda, y el mercado está exigiendo unos elevados intereses ya en los mercados secundarios, todo sea para continuar la sangría. De esta forma, el precio del bono del banco se hunde, dejando unos elevados intereses de deuda, el rendimiento que se obtendría en caso de que finalmente se realizaran las emisiones en vez de una ampliación.

El activo más dañado es la deuda subordinada, cuyo rendimiento está en función de la capitalización bursátil. Los tenedores de esta deuda sufrirían un impago en caso de que el Popular pierda un determinado nivel. No obstante, al ser un producto de elevado riesgo, también se podría sacar una buena tajada si el Popular no impaga.

Asimismo, la deuda del Popular cae también por la rebaja de la agencia S&P, que colocó al Popular en el bono basura al cierre de la sesión del pasado viernes. De momento, el Popular cumple con los requisitos impuestos por el Banco Central Europeo, pero por la mínima.

De esta forma, la presión bajista sobre el Banco Popular ya no solo se cierne sobre sus títulos en el IBEX 35, sino que se traslada a la renta fija. La entidad paga ya un 13%, según datos de Bloomberg, por sus bonos más líquidos.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD