El amargo caramelo de Macri a Telefónica

El amargo caramelo de Macri a Telefónica

10 enero, 2018
|
Actualizado: 10 enero, 2018 13:10
|

El año nuevo para Telefónica tras dos años nefastos en Bolsa, con el precio de la acción casi en mínimos del estallido de la burbuja tecnológica en 2001, comenzaba con una buena noticia en Argentina, pero se ha convertido en un caramelo amargo.
Desde el inicio del año, Telefónica tenía permiso para competir en la televisión por cable, una buena noticia tras un año sin poder competir con el gigante argentino Cablevisión, del Grupo Clarín. Asimismo, también podía entrar en este negocio Claro, del magnate mejicano Carlos Slim.
El pasado viernes, el Gobierno autorizó a ambas empresas a prestar servicio en Buenos Aires y en algunas ciudades de Mendoza. «Gracias a este nuevo escenario, el Estado no solo acompaña, sino que además impulsa el desarrollo de servicios convergentes como el cuádruple play, lo que significa, en última instancia, más ofertas para los usuarios y mejor calidad en las comunicaciones», aseguró en un comunicado Miguel de Godoy, presidente del ENaCom, el organismo encargado de dar la autorización.
No obstante, este permiso era una trampa para Telefónica. Y es que, la operadora es muy eficiente cuando se trata de la televisión por satélite, pero no por cable, donde el negocio sigue engordando para Clarín. Telefónica aún no ha realizado ningún anuncio al respecto, según los medios del país, y no se descarta un baile de compras y fusiones para poder operar la Televisión por cable.
Telefónica trata de presionar al Gobierno de Mauricio Macri para eliminar la prohibición de ofrecer televisión por satélite, un negocio habitual en España, pero no en ese país, ya que la ley lo prohíbe expresamente. El regulador Enacom mantiene así a Clarín como el rey de este jugoso mercado. Según los últimos registros de Telefónica solo 193.000 clientes contaban con fibra, pese a que llegaba a 1,1 millones de hogares.
Para hacer rentable esa inversión, Macri tendría que realizar y sellar un decreto y cambiar la normativa. Mientras tanto, Cablevisión, principal competidora y rey del mercado, continuará exprimiendo el negocio. Como marca la normativa, el decreto tiene que ser convalidado en el Congreso, pero no hay ninguna garantía de que salga adelante, más cuando el propio Ejecutivo del país suramericano ha brindado una alfombra roja al Grupo Clarín, ya que le ha otorgado un año de gracia, mientras impedía a Telefónica poder hacer el negocio de la televisión por cable.
Asimismo, también ha dado el visto bueno a la fusión de Cablevisión con Telecom, creando un conglomerado gigantesco y convertirse en la primera operadora del país de cuádruple play -telefonía fija y móvil, video e internet-. En concreto, ostenta ahora el 40% de los teléfonos fijos, el 60% de Internet, el 40% de la televisión de pago y el 30% en móvil.

Noticias Relacionadas: