Programas del domingo
El peso mexicano descubre un nicho a BBVA. FCC se queda las basuras

El peso mexicano descubre un nicho a BBVA. FCC se queda las basuras

23 diciembre, 2016
|
Actualizado: 23 diciembre, 2016 5:30
|
PUBLICIDAD

BBVA Bancomer se convierte en el principal receptor de divisas enviadas por los mexicanos a sus familias. En la Republica Checa hablan de que FCC recogerá la basura por 28 millones de euros.
El negocio internacional es para las empresas del Ibex35 una de las principales bazas desde que la crisis económica impactara con fuerza en dos de los principales sectores del selectivo nacional; la construcción y la banca.
Esta semana BBVA ha conocido un dato extraño. La llegada de Donald Trump al poder en Estados Unidos ha llevado al dólar a escalar posiciones frente a las divisas extranjeras, debilitando especialmente el peso mexicano, que ha sufrido una depreciación superior al 15%, de manera que el cambio se acerca a los 21 pesos por dólar. Un movimiento que, mirando el balance del BBVA en su conjunto, añade una preocupación a los retos inherentes a la entidad de cara a 2017, donde deberá mejorar sus márgenes para hacer frente al llamado efecto divisa. Pero esta misma caída del peso ha disparado los números de intercambio de divisas del banco. Este año el número de transferencias y remesas de dinero que los mexicanos residentes fuera de su país envían a sus familiares se ha disparado por encima del 10%, algo que dota de cierta liquidez al banco, y le otorga un mayor flujo de caja. El diario El Universal, en México, habla de un intercambio que ha superado los 20.000 millones de pesos este 2016.
En el sector constructor, y esquivando cualquier tipo de efecto divisa, FCC ha logrado dos nuevos contratos para que su división de recogida de basuras opere en Reino Unido y en la República Checa. Entre ambos suponen una inyección de 42 millones de euros, aunque más de 28 llegarán desde el país checo. De hecho, el diario Pravo habla de uno de los mayores contratos realizados en este sentido en su país, y asegura además que la compañía española, dada su actual relación con el gobierno, podría acabar haciéndose con la mayor parte de los contratos de recogida de basuras en las distintas ciudades, no solo en Praga. Unos rumores que servirían a FCC para afianzar una división que ha tenido problemas desde que el pasado noviembre se conociera que, presuntamente, falseó datos de sus cuentas para defraudar cerca de un millón de euros en Barcelona.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD