El Popular sube casi un 9% tras la compra del 3% de Antofagasta

El Popular sube casi un 9% tras la compra del 3% de Antofagasta

05 mayo, 2017
|
Actualizado: 05 mayo, 2017 18:29
|

La familia chilena dueña de Antofagasta se hace con el 3 % del Banco Popular. Esta compra desata los rumores y provoca una subida de casi el 9% del banco en el Ibex 35.El grupo Luksic, de la familia chilena principal accionista de la compañía minera Antofagasta, se ha hecho con una participación del 3 % del Banco Popular, con un valor de mercado próximo a 95 millones de euros, según consta en los registros de la CNMV.

Exactamente, a través de Aeris Invest Sàrl, Vallum Foundation, del grupo Luksic, propietario también de más del 50 % del Banco de Chile, controla un 3,014 % delPopular, lo que equivale a 126,5 millones de títulos de la entidad.

Después de que el Banco Popular haya subido hoy un 8,85 %, su mayor alza desde principios de diciembre, hasta 0,75 euros por acción, el paquete accionarial de la familia chilena, una de las principales fortunas del país, vale 94,87 millones de euros.

Los grandes accionistas del Popular

Además, el grupo Luksic se convierte en uno de los grandes accionistas del Popular, tras la Sindicatura de Accionistas, con el 9,59 %; la familia mexicana Del Valle, 4,13 %; la entidad francesa Crédit Mutuel, con un 3,95 %, o la aseguradora Allianz, un 3,05 %.

Pero las inversiones de la familia chilena van más allá del sector financiero o el minero, ya que son accionistas al 56 % de la compañía de transporte Hapag-Lloyd; del gigante de la alimentación y bebidas CCU, con un 60%; o de la industrial Nexans, en la que poseen el 28,4 %.

Luksic fue fundada a comienzos de los años 50 en Chile por el croata Andrónico Luksic Craig.

Fuerte reacción en Bolsa

Los títulos del Banco Popular se han anotado hoy una revalorización del 8,85 % en su mejor sesión desde el pasado 1 de diciembre, cuando subió más del 13 %, después de que la entidad nombrara a Emilio Saracho presidente, en sustitución de Ángel Ron.

En el caso de hoy, la fuerte subida, la mayor de toda la Bolsa española, se ha producido en una jornada en la que el banco ha anunciado que en el primer trimestre del año perdió 137 millones de euros, y ello, tras dotar 496 millones a provisiones por el negocio inmobiliario.

En los primeros compases de la sesión de hoy, los títulos del banco llegaron desplomarse casi un 5 %, pero minutos después, las pérdidas fueron desapareciendo.

La accción comenzó la jornada con un  desplome del 5%, el mayor del Ibex 35, para terminar la sesión con una subida de casi el 9%, que ha  convertido al Popular en el mejor valor bursátil de la semana

De esta manera, a las 9:30 horas, las acciones de la entidad ya subían el 1 %, muy cerca de los 0,7 euros por título.

Una cota que finalmente ha rebasado al cierre de una jornada que ha terminado a 0,75 euros, tras conocerse que el grupo Luksic, de la familia chilena principal accionista de la compañía minera Antofagasta, se ha hecho con una participación del 3 % del Banco Popular.

Con las ganancias de hoy en Bolsa, el Banco Popular se ha convertido en el valor más alcista de toda la semana, al subir el 16,46 %.

No obstante, en el acumulado del año, retrocede el 18,30 %.

La caída anual del Popular se ha visto agravada sobre todo, en abril, cuando el recién llegado presidente, Emilio Saracho, reconoció que la entidad, que perdió 3.600 millones de euros en 2016, está abocada a una nueva ampliación de capital y no descartó una fusión.

Esta semana se conocía que los inversores bajistas, los que apuestan por la caída de un valor, elevaron sus posiciones cortas al máximo histórico del 12,37 % del capital del Popular.

Pérdidas de 137 millones en el primer triemstre

El consejero delegado del Banco Popular, Ignacio Sánchez-Asiaín, ha pedido hoy tiempo para diseñar la estrategia de la entidad, que ha perdido hasta marzo 137 millones de euros, tras verse obligada de nuevo a realizar cuantiosas dotaciones a provisiones por las pérdidas del negocio inmobiliario.

En rueda de prensa, Sánchez-Asiaín insistió en que antes de comunicar sus futuros movimientos, Popular debe poder «dar respuesta a las preguntas que se hace el mercado» sobre la situación real de su negocio y para ello tiene que analizar «uno a uno» los más de 40.000 activos improductivos de su balance, lo que llevará «unas semanas».

Hasta que no tengan el diagnóstico, es decir, la valoración real actual de esos activos, no desvelarán su estrategia de futuro, en la que siguen sin descartar una ampliación de capital, que ahora mismo aseguran que no están preparando, pero que ha despertado el interés de muchos inversores institucionales.

Sánchez-Asiaín ha reconocido que el principal problema del Popular es la falta de confianza del mercado, que se ha reflejado en una ralentización de su actividad comercial en enero y febrero, y que ha relacionado con el incumplimiento del plan de negocio del anterior equipo y también con los cambios en la dirección y con las constantes especulaciones sobre ellos en prensa.

El Popular no aclara si seguirá independientemente

Por eso, y para evitar minar el intento de recuperar la confianza, el directivo no ha querido adelantar los próximos pasos del banco hasta que no hayan revisado a fondo el balance, momento en que se sabrá si pueden seguir su camino de forma independiente, entre otras cosas.

En este sentido ha reconocido que ha habido «conversaciones informales» con otros bancos, aunque «ningún acercamiento serio», pues «todos hablan con todos», especialmente desde el inicio de la crisis.

Tampoco ha descartado la venta de activos no estratégicos, como la unidad de tarjetas de crédito Wizink o Total Bank -sobre el que espera alguna oferta próximamente-, aunque siempre y cuando generen valor para el accionista, ya que tienen claro que no van a malvender ningún activo.

La entidad ha segregado el negocio inmobiliario desde el pasado 1 de enero, en una unidad que ha llamado Negocio Inmobiliario y Transformación de Activos (NITA) y que ha perdido 317 millones de euros, mientras que con el negocio minorista, muy centrado en pymes y el auténtico motor del banco, ha ganado 180 millones.

Tras dotar 496 millones a provisiones, Popular registró unas pérdidas de 137 millones, aunque espera cerrar el año con beneficios, si no hay nuevas «dotaciones extraordinarias».

Venta de 569 millones en activos improductivos

A cierre de marzo, el banco había vendido 569 millones de euros en activos improductivos, una cifra que confía en que se repita trimestre a trimestre, con lo que podría terminar el año con al menos 2.280 millones en activos vendidos.

También explicó que la entidad no tiene intención de hacer más reestructuraciones, tras cerrar 300 oficinas en 2016 y eliminar 3.000 empleos.

Respecto a la reexpresión de las cuentas de 2016, anunciada en abril, Popular ha confirmado que las pérdidas alcanzaron los 3.611 millones después de revisar algunos activos y provisiones.

En cuanto a las cuentas trimestrales, Popular cerró marzo con un recorte del 5,6 % en su volumen de créditos, que quedó en 100.859 millones, y con un ratio de morosidad del 14,91 %, frente al 12,68 % de un año antes.

Las ventas de inmuebles sumaron 459 millones, con un incremento del 18,5 % en las minoristas, al tiempo que las ventas de créditos inmobiliarios alcanzaron los 402 millones.

También se redujeron los recursos de clientes, un 3 %, hasta 84.163 millones, lo que dejó los activos totales gestionados en 167.212 millones, un 8,2 % menos.

Ratio de capital de máxima calidad

A cierre de marzo, Popular tenía un ratio de capital de máxima calidad CET 1 «phased-in» del 10,02 %, frente al 12,81 % de un año antes y por encima de los requisitos normativos del 7,875 %.

Sin embargo, el ratio CET 1 «fully loaded» (contando ya con todos los requisitos de Basilea III) se situó en el 7,33 %.

En cuanto a los principales márgenes de la cuenta, el de intereses, que recoge la mayor parte de los ingresos, se redujo el 9,4 %; el bruto, el 18,2 %; y el de explotación, el 26 %.

Noticias Relacionadas: