PSA compra Opel a General Motors por 2.200 millones de euros

PSA compra Opel a General Motors por 2.200 millones de euros

06 marzo, 2017
|
Actualizado: 06 marzo, 2017 8:00
|

El grupo automovilístico PSA Peugeot Citroen ha anunciado la compra al estadounidense General Motors (GM) de su filial Opel/Vauxhall en una operación de 2.200 millones de euros, que le convertirá en el «número dos» del sector en Europa.
La compra se desglosa en la adquisición, por una parte, de Opel/Vauxhall por 1.300 millones de euros, y por otra la de la filial financiera de GM en Europa por 900 millones, precisó PSA en un comunicado.
La adquisición por 900 millones de euros de la filial financiera de GM en Europa, que da servicio a 1.800 concesionarios de 11 países, la llevarán a cabo PSA y el banco BNP Paribas con una participación del 50% cada una.
Ese negocio había representado un flujo unos 9.600 millones de euros a finales de 2016, de los cuales alrededor de 5.800 millones financiados con depósitos o titulización.
La presidenta de GM, Mary T. Barra, señaló que para su empresa la cesión «constituye una nueva gran etapa en el actual desplegado actualmente para mejorar nuestra eficiencia y acelerar nuestra dinámica», antes de recordar que esa transformación les está permitiendo obtener «resultados récord y sostenibles para nuestros accionistas».
En la práctica, la «mejora inmediata» del EBIT ajustado, del margen de EBIT ajustado, del flujo de caja libre ajustado para la actividad automovilística, y la reducción del riesgo de su balance, permitirá a GM, según sus cálculos, disminuir en 2.000 millones de dólares sus necesidades en liquidez.
Eso abrirá la posibilidad de incrementar las compras de acciones «en función de las condiciones del mercado». GM seguirá «expuesto al éxito» del que va a ser el «número dos» del mercado europeo, ya que tendrá bonos de suscripción de acciones de PSA.

El presidente de PSA/Opel a los 13.600 empleados en España: “Estén tranquilos”

El presidente de PSA Peugeot Citroen, Carlos Tavares, ha enviado, al anunciar la compra de Opel a General Motors, un mensaje de tranquilidad a los trabajadores españoles de todas las marcas de su nuevo grupo.
“Estén tranquilos”, dijo Tavares en español durante la conferencia de prensa organizada en París junto a la responsable ejecutiva de GM, Mary Barra.
El presidente del fabricante automovilístico francés dijo que hoy mismo hablará con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y que en cuanto su agenda se lo permita irá a visitar la planta de Opel en Figueruelas (Zaragoza).
Tras una larga serie de preguntas sobre si el nuevo grupo tendrá que cerrar plantas o reducir su plantilla, explicó que cada factoría debe plantearse el reto de la eficiencia, que se mide en la mejora de la calidad, en la reducción de costos y en el cumplimiento de los objetivos.
Insistió en que se respetarán todos los acuerdos existentes, en particular con los sindicatos -por una cuestión de deontología-, y que a más largo plazo el futuro estará en las manos del trabajo conjunto de la empresa con los trabajadores para mejorar los niveles de eficiencia.

Días intensos de conversaciones

Las conversaciones entre las dos partes para la adquisición se hicieron públicas el pasado día 14 de febrero, después de producirse filtraciones a la prensa.
Desde entonces, el presidente de PSA, Carlos Tavares, se ha reunido con los máximos responsables de los Gobiernos francés, alemán y británico, así como con los sindicatos de esos tres países.

 La unión de los dos grupos hubiese permitido unas ventas totales de 4,3 millones de coches en 2016, y el objetivo es superar los cinco millones en menos de cinco años.

PSA pretende, gracias a la absorción de Opel/Vauxhall -que podría salir así del mercado europeo-, obtener unos ahorros de entre 1.500 y 2.000 millones de euros en sinergias.
Tras varios años de crisis en los que tuvo que ser rescatada parcialmente por el Estado francés y por el grupo chino Dongfeng -que entraron en el capital con una participación equivalente a la de la familia fundadora, Peugeot, PSA presenta una buena salud financiera y en 2016 tuvo 1.730 millones de euros de beneficio, lo que significó casi duplicar los 899 millones obtenidos en 2015.
Por su parte, Opel y la marca asociada Vauxhall en el Reino Unido arrastran una situación financiera difícil, con pérdidas en 2016 de 257 millones de dólares (unos 242 millones de euros).

Noticias Relacionadas: