Programas del domingo
Kale Borroka contra Cabify en plena feria de abril de Sevilla

Kale Borroka contra Cabify en plena feria de abril de Sevilla

02 mayo, 2017
|
Actualizado: 02 mayo, 2017 16:11
|

Los daños a los nueve vehículos de Cabify ascienden a 500.000 euros y podría haber provocado una tragedia mayor ya que encajonaron la puerta de salida para evitar la salida de coches.Cabify había desplazado a toda una flota de 20 vehículos a Sevilla para dar una mayor cobertura durante la feria de abril, los vehículos estaban estacionadosen Castilblanco, a unos 40 kilómetros de la capital andaluza.

Sobre las 02:30 horas de la madrugada un incendio despierta a los conductores de la empresa, que tan solo pueden hacer uso de una manguera para tratar de apagar las llamas, algunos de ellos tratan de abrir la puerta de la finca, pero está taponada, por lo que el incendio es provocado y además planeado para evitar que salieran los vehículos. La Policía tiene sospechas, pero no ha realizado ninguna detención hasta el momento. La Guardia Civil investiga ahora el caso.

El acto va más allá de la protesta, ya que podría haber provocado daños personales. De hecho, la empresa Unauto, que representa a asociaciones de VTC, está sopesando denunciar por intento de homicidio, aunque no hay ninguna persona aún investigada en este caso. En un comunicado ha asegurado que el incendio es «provocado» y «ha puesto en peligro viviendas cercanas y la vida de personas que dormían».

Unauto ya ha señalado a los posibles culpables. Se trataría de «grupos organizados de taxistas». «Una mafia organizada llevando a cabo actos de violencia callejera», ha apostillado. Al tiempo que exigen una «reunión urgente con el Ministerio del Interior para que coordine a las distintas fuerzas de seguridad del Estado«. Así, ha puesto en conocimiento varios comentarios en redes sociales que celebran la acción.

Las tensiones entre taxistas y Cabify se han recrudecido en las últimas semanas. En Barcelona un grupo de taxistas volcó uno de sus vehículos, mientras que en Madrid son acosados sistemáticamente por un supuesto intrusismo laboral, ya que Cabify no paga licencias ni los impuestos que tienen que hacer frente los taxistas. De hecho, en algunas ciudades los taxistas han solicitado el servicio de vehículos a Cabify para después arrojar las llaves a las alcantarillas, inmovilizando así al conductor durante horas. En otras, le destrozan uno de los cristales, por lo que le dejan fuera de servicio.

.
Noticias Relacionadas: