Programas del sabado
Renfe ingresa 4.000 millones, pero sufre pérdidas por la competencia de Ouigo e Iryo

Renfe ingresa 4.000 millones, pero sufre pérdidas por la competencia de Ouigo e Iryo

12 marzo, 2024
|
Actualizado: 12 marzo, 2024 11:35
|
PUBLICIDAD

La empresa pública Renfe ingresó en 2023 en torno a 4.000 millones de euros, con un resultado bruto de explotación (ebitda) cercano a los 300 millones de euros, aunque cerrará el ejercicio con pérdidas por el impacto de la competencia.

El presidente de Renfe, Raül Blanco, ha avanzado en un desayuno organizado por Executive Forum, estos datos de actividad de 2023, a falta del cierre definitivo de las cuentas, aunque sí adelanta que el resultado neto serán pérdidas porque los márgenes están muy afectados por la competencia de los nuevos operadores (Ouigo e Iryo).

Raül Blanco ha señalado que los números «todavía pueden mejorar mucho», por lo que la compañía está obligada «a generar ebitda y ser más eficiente». De lo contrario «a la larga vamos a tener problemas».

En 2023 la compañía movió 520 millones de viajeros, la segunda cifra más alta de su historia, por detrás de 2006, su máximo.

En 2022 Renfe cerró con unas pérdidas de 108 millones, un 70 % menos que un año antes, por el altísimo impacto de los costes energéticos y la variante ómicron del coronavirus en el primer trimestre de ese año.

Entonces los ingresos crecieron casi un 28 % hasta los 4.127 millones, con 436 millones de viajeros, y el ebitda alcanzó los 292 millones.

Más viajeros

El aumento en el número de viajeros está muy marcado por la política de bonos gratuitos o rebajados puesta en marcha por el Gobierno en 2022 para hacer frente a la subida de precios que desató la guerra de Ucrania. Desde entonces, Renfe ha emitido 11,6 millones de estos bonos.

El presidente de Renfe ha explicado que en el primer trimestre de 2025 la empresa pondrá en servicio 406 nuevos trenes de servicio público, con lo que dispondrá de una de las flotas más modernas de Europa.

Esa renovación de flotas es un momento adecuado «para cambiar las estructuras» de la compañía, que intensifica su actividad internacional y aspira a que represente el 10 % de sus ingresos al final de 2028.

Blanco ha defendido el tren como el modo más sostenible porque los 520 millones de viajeros que se han movido en este medio supone reducir el consumo de 1.700 millones de litros de combustible.

París, en el horizonte de Renfe

En el ámbito internacional, el máximo ejecutivo de la compañía ha explicado que «el mejor corredor» que operan actualmente es el que une las ciudades saudíes de La Meca y Medina mediante el tren de alta velocidad Haramain -en un consorcio de empresas españolas en el que participa Renfe- que mueve un millón de pasajeros al año, más que el Madrid-Barcelona.

La compañía sigue en la idea de abrir el trayecto Barcelona-París este año, con la fecha de los Juegos Olímpicos (julio-agosto) en el horizonte, aunque sigue el proceso de negociación con los reguladores franceses.

La empresa española comenzó en julio pasado sus operaciones en solitario en Francia, tras la ruptura de la empresa conjunta que operaba con su homóloga francesa SNCF, y desde entonces ha vendido más de 430.000 billetes.

El traspaso catalán más complejo que el vasco

El presidente ha asegurado también que el traspaso de competencias al País Vasco es más sencillo que a Cataluña.

En el caso vasco se trata simplemente de un cambio de titularidad de la operación, desde el Ministerio de Transportes al gobierno autonómico.

Sin embargo, con Cataluña «es un poco mas complejo», porque en el acuerdo político figura la constitución de una sociedad mixta, que «hay que definir muy bien» y establecer cómo se estructura el servicio.

En todo caso, la voluntad de Renfe sigue siendo de liderazgo «sea en el entorno que sea».

Noticias Relacionadas: