Repartidores autónomos culpan a la Ley Rider de Díaz, CCOO y UGT del cierre de Deliveroo en España: 3.871 despedidos

Repartidores autónomos culpan a la Ley Rider de Díaz, CCOO y UGT del cierre de Deliveroo en España: 3.871 despedidos

30 julio, 2021
|
Actualizado: 30 julio, 2021 16:24
|
PUBLICIDAD

Las asociaciones de repartidores pro-autónomos han lamentado este viernes la pérdida de empleo (3.871 trabajadores) que supondrá la salida de la plataforma británica de reparto de comida a domicilio Deliveroo del país y la han vinculado con la próxima entrada en vigor de la llamada «Ley Rider».

En un comunicado firmado por la Asociación Profesional de Riders Autónomos (APRA) y Repartidoresunidos.org, han avanzado que en su opinión lo ocurrido es un ejemplo de la «fuga de empresas» que puede provocar la nueva normativa y que ya estudian «nuevas movilizaciones contra el Gobierno y los sindicatos».

La legislación, consensuada por el Ministerio de Trabajo con patronal y sindicatos, y que entra en vigor el 12 de agosto, pretende obligar a las plataformas digitales de reparto -sector en el que operan empresas como Deliveroo, Glovo, Stuart o Ubereats- a que utilicen repartidores asalariados en vez de autónomos.

Estas mismas asociaciones han advertido de que en las últimas semanas ya se observa que algunas de estas compañías, para adaptarse a la regulación, están ofreciendo «contratos precarios a través de empresas de trabajo temporal» de 15-20 horas semanales y con sueldos de entre 400 y 500 euros. Glovo, por ejemplo, ha anunciado que el 80% de sus repartidores serán autónomos amparándose en la nueva ley con contratos con empresas de trabajo temporal (ETT).

«Uno de los puntos más graves es que la mayor parte de repartidores que han accedido a firmar un contrato laboral con las lamentables condiciones descritas anteriormente no han sido renovados, alegando la bajada de demanda de negocio en el mes de agosto», han explicado.

Los repartidores pro-autónomos consideran que la legislación acabará implicando mayor precariedad para el colectivo, ya que anticipan que las compañías del sector recurrirán a contratos temporales de pocas horas y a subcontratar el servicio a terceros.

EL CIERRE DE DELIVEROO CONLLEVA QUE 3.871 TRABAJADORES ACABARÁN EN EL PARO

La británica Deliveroo ha decidido cerrar su actividad en España y pretende acometer un proceso de despido colectivo que afectará a un total de 3.871 personas entre personal de oficina y repartidores, ya que a estos últimos los dará de alta en la Seguridad Social y dejarán así de ser autónomos.

La compañía ha anunciado este viernes su intención de salir del país en octubre, tras la apertura de un «período de consultas» con sus trabajadores, a los que horas más tarde ha informado de la apertura directamente del citado proceso de cara a principios de septiembre.

En un comunicado, los responsables de Deliveroo en España han vinculado su marcha con la competencia en el sector del reparto de comida a domicilio, ya que «mantener una posición de mercado de primer nivel requeriría un nivel de inversión muy elevado con un rendimiento potencial muy incierto».

Un portavoz de la empresa ha precisado en declaraciones a Efe que la inminente entrada en vigor de la «Ley Rider» -que obliga a las plataformas digitales de reparto como Deliveroo a contratar a sus repartidores como asalariados en vez de mantenerlos como autónomos- no está detrás de esta decisión, aunque puede haber acelerado el proceso.

Precisamente, la plataforma también ha comunicado a sus «riders» que ya está en marcha el procedimiento para darles de alta en la Seguridad Social antes de cesar sus operaciones, lo que en la práctica les convertirá en asalariados. Una vez conseguido negociará con sus representantes las condiciones del despido colectivo.

La compañía comenzó a trabajar en suelo español en octubre de 2015 y es uno de los grandes operadores del sector del «delivery» junto con Glovo, Just Eat y Ubereats.

Los responsables de Deliveroo han recordado que la compañía está presente en una docena de países en todo el mundo y su actividad en el mercado nacional representa «menos del 2 % del valor bruto de las transacciones (GTV)».

La empresa, que salió recientemente a bolsa y cotiza en Londres, ha señalado que en la mayoría de los países donde se encuentra ocupa la primera o segunda posición. En España no facilita el puesto que ostenta actualmente.

Su objetivo es «poner fin a las operaciones en España» para «centrar las inversiones y los recursos en el resto de mercados en los que opera».

MÁS PRECARIEDAD Y MENOS TRABAJO, SEGÚN LOS PRO-AUTÓNOMOS

La legislación, consensuada por el Ministerio de Trabajo con patronal y sindicatos y que entra en vigor el 12 de agosto, obliga a las plataformas digitales de reparto a que utilicen repartidores asalariados en vez de autónomos.

Las asociaciones de repartidores autónomos han advertido de que en las últimas semanas ya se observa que algunas de estas compañías, para adaptarse a la regulación, están ofreciendo «contratos precarios a través de empresas de trabajo temporal», de 15-20 horas semanales y con sueldos de entre 400 y 500 euros.

LOS SINDICATOS EXIGEN GARANTÍAS PARA LOS DESPEDIDOS QUE ACABARÁN EN EL PARO

Los sindicatos CCOO y UGT, por su parte, han exigido garantías para los 3.871 trabajadores que serán despedidos tras la entrada en vigor de la Ley Rider, defendida por ellos a capa y espada, por el cierre de la plataforma británica y han atribuido la decisión de la empresa de reparto de comida a domicilio a «su estrategia de mercado y a su falta de rentabilidad».

Además, han recordado que ya ejecutó un expediente de regulación de empleo (ERE) para personal administrativo en 2020, y han reclamado al Gobierno «implicación» a la hora de velar por el cumplimiento de la nueva «Ley Rider», que según los autónomos empeora sus condiciones de trabajo y traerá más despidos y cierres.

 

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD