Repsol dice que los encargos a Villarejo eran trabajos de ‘inteligencia corporativa’ no personales
Josu Jon Imaz, CEO de Repsol. / EFE

Repsol dice que los encargos a Villarejo eran trabajos de ‘inteligencia corporativa’ no personales

03 mayo, 2022
|
Actualizado: 03 mayo, 2022 18:22
|

El director de cumplimiento normativo de Repsol, Enrique Hernández, aseguró hoy en la Audiencia Nacional que los encargos a empresas vinculadas al excomisario José Manuel Villarejo eran trabajos de «inteligencia corporativa», de fuentes abiertas, y sin intención de obtener datos personales de nadie.

Según han explicado a Efe fuentes jurídicas, Hernández, que fue el autor del informe interno encargado por la petrolera para determinar la naturaleza de los trabajos realizados por Cenyt, empresa vinculada al excomisario, ha afirmado este martes que «nunca hubo intención de ocultar» dichos encargos, que en ningún momento tuvieron por objeto «obtener información personal de nadie».

Se trata de una pieza separada del caso Villarejo relacionada con el denominado «proyecto Wine», desarrollado entre 2011 y 2012, por los presuntos trabajos encargados a Cenyt para investigar al expresidente de Sacyr, Luis del Rivero, por su relación con Petróleos Mexicanos (Pemex) de cara a hacerse con el control de Repsol.

Durante cerca de dos horas, Hernández ha explicado que la compañía puso a su disposición todos los medios posibles para llevar a cabo su investigación, a instancias de la comisión de ética y «compliance» de la petrolera, sin limitaciones o consignas previas.

Asimismo, según las mismas fuentes, ha insistido en que el presidente de Repsol, Antonio Brufau, «ni tuvo la iniciativa, ni ordenó, ni autorizó ni fue informado de ningún resultado” del encargo de inteligencia corporativa a Cenyt».

De hecho, ha relatado, el nombre del presidente no figura en ningún correo ni comunicación interna en relación con estos encargos.

Para llevar a cabo su informe, Hernández acudió a la consultora KPMG, uno de cuyos socios y autor del informe, Rafael Tejedor Bachiller, ha declarado también hoy en la Audiencia Nacional.

Tejedor ha defendido el trabajo realizado, que cumplía con todos los estándares internacionales de cumplimiento normativo.

Hernández ha explicado, según las mismas fuentes, que cuando se decidió contratar a Cenyt no se incumplió ningún protocolo interno, sino que se aplicó la normativa prevista para la adjudicación directa por razones de confidencialidad y especialidad.

Aproximadamente el 25 % de las contrataciones se hacían por esa vía, ha recordado, por lo que no tenía nada extraordinario que las de Cenyt se hicieran así, ya que se trataba de trabajos de inteligencia corporativa y no de «labor detectivesca».

En la causa figuran como investigados, entre otros, el presidente de Repsol, Antonio Brufau; el que fuera su homólogo en CaixaBank, Isidro Fainé; y sus respectivas compañías como personas jurídicas.

.
Noticias Relacionadas: