Repsol pierde 1.227 millones y recorta el dividendo un 20%

Repsol pierde 1.227 millones y recorta el dividendo un 20%

25 febrero, 2016
|
Actualizado: 25 febrero, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Repsol cierra 2015 con unas pérdidas de 1.227 millones de euros y recorta el dividendo un 20%. La petrolera dirigida por Antoni Brufau y Josu Jon Imaz demuestra así la mala gestión al frente de la compañía. Reduce el dividendo complementario en un 40%, dejando el total en un recorte del 20%, hasta los 0,8 euros por acción.

Según la información remitida por la petrolera, el complementario -que se ofrece bajo la modalidad de dividendo flexible- pasará de 0,50 céntimos a 0,30 céntimos, por lo que cae un 40%, que se sumarán a los 0,5 céntimos a cuenta ya cobrados el pasado mes de enero. Así, el dividendo total pasaría de 1 euro a 0,80 euros.

La petrolera, además, comienza a incumplir su plan estratégico al rebajar el dividendo un 20%, mientras que apuntaba que lo subiría ya que el precio del petróleo aumentaría a razón de 10 dólares por año. Asimismo, aseguraba que el escenario más ácido era de un crudo a 50 dólares por barril.

La petrolera ha realizado, además, una provisión contable extraordinaria de 2.957 millones de euros ante el contexto de bajos precios del crudo.

Las pérdidas de 2015, que contrastan con los 1.612 millones de beneficio de 2014, están directamente relacionadas con el entorno de precios del crudo, ya que el beneficio neto ajustado o CCS -que valora los inventarios a coste de reposición y no tiene en cuenta los efectos extraordinarios- repunta un 9 %, hasta los 1.860 millones, por encima de las previsiones.

Pero no todas las cuentas tienen que ver con los bajos precios del petróleo. La gran operación que ha llevado al desastre financiero es la compra de Talismán, que costó cerca de 10.000 millones de euros. Ahora Repsol apunta que aumentará las sinergias con la canadiense por valor de 400 millones de dólares, frente a los 220 millones iniciales. Asimismo, reducirá inversiones en un 20% adicional, hasta 1.800 millones de euros, los próximos dos años.

Además, la petrolera valora las existencias por el método contable MIFO, es decir, sacar una media del valor. El impacto con este criterio contable ha tenido como resultado unas pérdidas de 459 millones de euros. Repsol genera ingresos no recurrentes mediante la venta de activos. La petrolera profundizará en estos ingresos de cara a 2016 para tratar de lavar la imagen del plan estratégico, al tiempo que realizará menos inversiones. Esta partida se reduce en 1.800 millones de euros, y quedará por debajo de los 4.000 millones de euros en 2016 y 2017, respectivamente. El Plan Estratégico contemplaba un mayor importe, en concreto el actual programa apunta a una caída del 20% respecto al plan presentado el pasado año. Repsol, por otro lado, arrastra una deuda financiera de 11.934 millones de euros, una caída de «1.189 millones de euros respecto al final del tercer trimestre».

Talisman costó 8.000 millones y no aporta nada

Según las cifras de los resultados, detallada por GurúsBlog, el Ebitda con un precio del petróleo a 45 dólares es el mismo en el primer trimestre del pasado año y el tercero, «cuando Talismán ya está integrada». De esta forma, a este precio del oro negro, «te has gastado 8.000 millones de dólares en comprar una cosa que no te aporta nada», afirman.

Durante el pasado ejercicio, la petrolera «ha compensado los problemas en la división de upstream con una mejora sustancial en el área de Dowstream. ¿Y cómo ha mejorado los resultados de la división de Downstream?»: a costa del contribuyente. El dato sale del margen de refino en España. En 2014 de media estaba en 4,1 dólares bdl. En 2015 se ha disparado a 8,5 dólares, un 100%, es decir, ha trasladado las subidas del petróleo en tiempo récord, mientras que apenas a trasladado la bajada de la materia prima al depósito de los vehículos.

En 2015, el precio de la gasolina ha subido mucho más en los períodos de subida del precio del petróleo. De esta forma, Repsol ha sacado tajada de los bolsillos de los usuarios.

Además, apuntan: «La generación de caja de Repsol, sin contar con el pago de intereses ni los dividendos a 38 dólares por barril, no le da para devolver la deuda», motivo por el que cree que tendrá que desinvertir en Gas Natural. La petrolera, por su parte, ha negado este extremo. Imaz afirma que la empresa tiene una cartera amplia de activos y que se tomarán las decisiones de desinversión en aras de «conservar el mayor valor» de la petrolera.

La bajada de dividendo, solo para mantener la nota

Repsol ha puesto patas arriba su plan estratégico para mantener la nota de la deuda. Espera que las medidas -recorte del dividendo en un 20%, entre otras- sean suficientes para mantener la calificación crediticia en grado de inversión.

Según ha señalado ante los analistas el consejero delegado de la petrolera, Josu Jon Imaz, las cifras de negocio y deuda junto a las medidas incluidas en su plan y las actualizaciones realizadas deberían bastar a las agencias de calificación, con las que se reunieron la semana pasada, para no rebajar la nota de la BBB actual.

«La batería de medidas que hemos puesto en la mesa deberían ser suficientes para mantener el investment grade«, ha asegurado Imaz, que ha defendido la decisión del Consejo de plantear la bajada del 40% del dividendo complementario.

Imaz ha defendido el «duro trabajo» de Repsol para cumplir con los objetivos fijados en su plan, que han actualizado con mayores sinergias y más recortes en inversiones, a pesar del complicado entorno de precios de crudo y gas.

La petrolera también ha bajado de 60 dólares a 40 dólares el barril el límite en el que el negocio es capaz de generar ingresos tras pagar dividendo, un punto que también ha tocado. De vuelta al recorte del dividendo complementario de julio, Imaz ha apuntado que es una decisión «concreta» ceñida a la actual coyuntura macroeconómica y a los resultados de la compañía.

«Se analizará (cada dividendo) caso a caso«, ha señalado Imaz, que ha subrayado que la decisión de ayer es una «señal» de que el Consejo es consciente del complicado escenario actual y de la necesidad de tomar medidas para adaptarse y que no ha sido forzada por las agencias. «Ha sido una decisión libre (…) no podemos cerrar los ojos a lo que está pasando«, ha añadido.

Brufau e Imaz cobran en conjunto lo mismo que en 2014

Brufau e Imaz han visto reducida su nómina en un 23% y un 44%, respectivamente, tras la debacle contable de Repsol. No obstante, ambos perciben 2,9 millones de euros. Brufau venía de cobrar 3,8 millones en 2014, frente a los 2 millones de Imaz. No obstante, en total, los dos principales directivos de la petrolera recibieron 5,8 millones en 2015, la misma cantidad que en 2014.

Según los datos remitidos a la CNMV, la diferencia de sueldo se redujo a que el nacionalista vasco Imaz asumió la totalidad de las funciones ejecutivas en la petrolera, responsabilidad que venía compartiendo con el presidente de la compañía, Antonio Brufau.

A sus retribuciones, se suma la de otro consejero ejecutivo, Luis Suárez de Lezo, que recibió 2,6 millones de euros, un 10% menos. En total, el consejo de Repsol recibió en 2015 12,6 millones de euros de retribución, un 0,8% más que los 12,5 millones recibidos en 2014.

Repsol ha confirmado hoy que cerró 2015 con una pérdida de 1.227 millones de euros -frente a los 1.612 millones de beneficio de 2014- tras realizar una provisión extraordinaria de 2.957 millones ante el contexto de bajos precios del crudo que también le ha llevado a recortar un 20% el dividendo.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD