Repsol vale en Bolsa casi lo mismo que pagó por Talismán

Repsol vale en Bolsa casi lo mismo que pagó por Talismán

20 enero, 2016
|
Actualizado: 20 enero, 2016 0:00
|

El valor de Repsol en Bolsa se ha desplomado un 19% desde enero y se sitúa ya en los 11.760 millones, un precio de solo 1.300 millones superior al que pagó la petrolera por Talismán, una operación cifrada en 10.000 millones de euros. La petrolera desciende a precios no vistos desde 1996, es decir, ha perdido todo valor creado en los últimos 20 años.

Repsol alcanza los mínimos de 20 años con un desplome del 4%, hasta los 8,1 euros, en la jornada de este miércoles. Desde enero, la petrolera ha perdido ya un 19% y en estos niveles ha borrado todo valor creado en Bolsa, ni contando los dividendos. La petrolera informaba el pasado año de un plan estratégico, cuyo escenario más ácido situaba el precio del petróleo en los 50 dólares, casi un 50% superior a los niveles actuales, pero los problemas de Repsol no se deben únicamente a este factor.

El plan estratégico es tan optimista que ni los inversores más fervientes creen en él. En las últimas semanas, además, los propios accionistas han alquilado sus acciones a inversores bajistas ante la falta de confianza en el valor. Hasta 300 millones de títulos fueron alquilados, casi el 20% del capital, para que los apostadores que esperan caídas en el valor hicieran su agosto en pleno invierno. Si un inversor de este tipo hubiera alquilado las acciones en enero y las vende este miércoles habría sacado un beneficio del 20% con un desplome en los mercados de dos dígitos, es decir, hubiera superado con creces al mercado. La operativa consiste en vender a mercado el paquete de acciones alquilado, bajo el pago de una comisión, a la espera de que caigan para recomprar las acciones a precios más bajos y obtener así la rentabilidad. Las acciones se devuelven a su dueño al precio más bajo, y el inversor se queda con el dinero en efectivo.

Desde los máximos de 2011, los accionistas han perdido 72 de cada 100 euros invertidos en la petrolera. El IBEX 35, por su parte, ha perdido un 22%. La diferencia entre buenos y malos directivos consiste en que la empresa debe batir al mercado. Repsol, con el nacionalista vasco Josu Jon Imaz y el catalán Antoni Brufau al frente, es un claro ejemplo de cómo no realizar una buena gestión en una compañía.

Esta nefasta gestión lastra, además, a los principales accionistas de la petrolera. CaixaBank sufre unas minusvalías de 1.160 millones, hasta los 1.375,913 millones por la caída del valor en Repsol y que la petrolera es incapaz de controlar. Lo mismo sucede con Sacyr, cuya participación en Repsol lastra también su cotización.

A la macrooperación de Talisman se une ahora la caída del precio del petróleo, que ha obligado a la petrolera a adelantar las desinversiones. Pese a la tercera recesión que se avecina ahora en la economía, el grupo español asegura que el precio del petróleo subirá 10 dólares anuales desde 2016 a 2020, una previsión que debería estar ya en cuarentena. Es una de sus previsiones en el plan estratégico.

La inmensa mayoría de analistas e incluso la OPEP señalan que el precio del crudo continuará muy bajo durante un largo período de tiempo. Ahora se ve quién tiene razón en cuanto a las previsiones, más cuando el barril de referencia en Europa se sitúa en los 27 dólares.

Noticias Relacionadas: