Repsol saca a los trabajadores extranjeros de Venezuela

Repsol saca a los trabajadores extranjeros de Venezuela

26 abril, 2017
|
Actualizado: 26 abril, 2017 9:52
|

Las petroleras activan las alarmas para sacar a su personal extranjero del país. Repsol, Statoil o Chevron ya han comenzado a evacuar a sus empleados extranjeros ante el aumento de la tensión en las calles.

Según han asegurado fuentes familiarizadas con la situación a Reuters, Statoil, Repsol y Chevron son tres de las petroleras que están sacando personal extranjero del país. Asimismo, estas petroleras tienen una participación minoritaria en más de 40 empresas conjuntas con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) que surten al país con producción de crudo crucial para generar ingresos en medio de la crisis.

En concreto, la emergencia económica decretada por el Gobierno de Nicolás Maduro podría costarle a Repsol 2.414 millones de euros, según apuntó Antoni Brufau en junio de 2016.

Pese a ser uno de los mayores exportadores de petróleo del mundo, Venezuela ha sucumbido a una brutal recesión debido a la nefasta gestión del régimen chavista. La escasez y los elevadísimos precios han propagado la miseria y el desabastecimiento de productos básicos. El FMI apuntaba a una inflación del 720% solo para este 2017, pero podría incluso dispararse al 2.068% de cara al 2018.

Maduro ha tratado de silenciar a la oposición con 26 muertos en el país, líderes opositores encarcelados y sin una reconocida autoridad de la Asamblea Nacional. Hasta ahora, los yacimientos petrolíferos no se han visto afectados por las protestas de la oposición.

La noruega Statoil ha evacuado a entre cinco o seis empleados que aún permanecían en Venezuela. Según sus web, hay 30 empleados en total, pero sin dar una cifra por nacionalidades.

Repsol, con un 40% de participación en la empresa conjunta con PDVSA Petroquiriquire y que también participa en la Faja, ha sacado a cerca de 10 empleados, aunque la petrolera no ha comentado el caso.

Chevron, por su parte, ha declinado realizar comentario alguno para salvaguardar a su personal. La rusa Rosneft ha afirmado que «la situación política interna de Venezuela no afecta las operaciones de la empresa mixta. El trabajo está siendo ejecutado según lo programado».

No es la primera vez que se advierte de los altos riesgos del negocio internacional de las petroleras. Repsol opera en algunos países gobernados por dictadores o regímenes cuasidictatoriales disfrazados de democracia, o bien inmersos en un grave conflicto social. La corrupción y la violación de derechos humanos no ha impedido a Repsol hacer negocios con el régimen bolivariano al contar con derechos mineros sobre 8 bloques en producción. Venezuela ocupa el puesto 186 de 189 en el ránking para hacer negocios debido a los altos impuestos y a las trabas burocráticas a la hora de emprender.

Los trabajadores extranjeros en Venezuela tienen una fuerte restricción de movimientos, con residencia en zonas custodiadas fuertemente debido a secuestros, con prohibición de moverse a determinadas zonas, así como salir de noche. Los vehículos en los que se movilizan son blindados, como ocurre en otros países de Latinoamérica.

.
Noticias Relacionadas: