PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Ryanair monta en cólera, pero los sindicatos irán a la huelga el 25 y el 26 de julio

Fracasa el primer intento para desactivar la huelga de los tripulantes de cabina de Ryanair. Los sindicatos y la aerolínea estaban citados en el arbitraje del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA). En esa reunión, lejos de dialogar, Ryanair ha mostrado todo un repertorio de amenazas contra los huelguistas.

PUBLICIDAD

Con la actitud de Ryanair, los sindicatos, que exigen la legislación laboral allí donde tienen la base y no la irlandesa, como impone Ryanair, no solo no han desconvocado la huelga sino que la han ratificado. Los paros serán de 24 horas los días 25 y 26 de julio y la aerolínea amenaza a los huelguistas con abrir expedientes así como declarar ilegal el paro que se prevé masivo, más cuando afectará a 1.800 tripulantes en España y a otros 4.200 entre Portugal, Bélgica e Italia. La huelga de este personal afectará a unos 220.000 viajeros entre el 25 y 26 de julio.

Estas formas de actuar de la aerolínea no son nuevas. Este mismo lunes el sindicato USO denunciaba presiones y amenazas a los tripulantes de cabina por parte de la aerolínea por haber estado de baja justificada más de cuatro veces al año o por no llegar a los objetivos de venta a bordo, detalladas según el producto.

Según el sindicato, los trabajadores de Ryanair son “especialmente vulnerables” por estar sujetos a la legislación irlandesa. Según denuncia el responsable de Vuelo de USO Sector Aéreo, Ernesto Iglesias, a pesar de residir en España, cuando acumulan más de cuatro bajas en un año se les ordena pasar una revisión en Dublín por no considerar “suficientemente válido” el sistema sanitario español.

PUBLICIDAD

Además, USO añade que los tripulantes de cabina de Ryanair deben llamar a una centralita de Dublín por cada notificación que quieran hacer a Recursos Humanos, lo que conduce a facturas de hasta 10 euros por llamada.

Cómo pedir la indemnización si el viaje contratado es cancelado

La huelga de los 6.000 tripulantes de cabina de Ryanair en España, Bélgica, Portugal e Italia dejará en tierra a miles de pasajeros. Ryanair tendrá que indemnizar a los pasajeros afectados con entre 250 y 400 euros por persona si el vuelo es cancelado.

Los clientes que se vean secuestrados por los trabajadores de la aerolínea, que exigen el reconocimiento como interlocutores válidos en el nuevo convenio de la aerolínea tendrán derecho a pedir reclamaciones a la aerolínea, así como exigir un transporte alternativo o el reembolso de los billetes, junto con indemnizaciones por daños materiales y morales. También la aerolínea correrá con los gastos de asistencia.

Ryanair tendrá que pagar cuantas noches de hotel sean necesarias por la cancelación de los vuelos hasta que sean realojados en otro pasaje. Además, tendrá que abonar las actividades contratadas por los viajeros en sus destinos ya que no han podido disfrutarlas debido a la huelga de los tripulantes de cabina. Además, podrán exigir una cuantía de entre 250 y 400 euros, dependiendo del trayecto si es de corta, media o larga distancia.

PUBLICIDAD

Otros gastos que deberá correr la aerolínea: la entrada de un concierto o actividad también deberá reclamarla el afectado

De esta forma, por ejemplo, si un pareja de recién casados tenía contratado un evento en el destino y no ha podido volar, la aerolínea tendrá que abonar el coste íntegro por los daños morales y materiales causados.

La aerolínea tendrá que pagar los servicios contratados de antemano por los viajeros: conciertos, excursiones, visitas guiadas…
También pueden acudir a los mostradores para exigir el reembolso íntegro del billete si la aerolínea no ofrece un viaje alternativo; al tiempo que tienen que reclamar por las dietas y estancias de hotel consumidas hasta que se les indique un transporte alternativo.

Será preceptivo poder exigir estos pagos en caso de que el vuelo sea cancelado para esas fechas o tenga un retraso de más de dos horas.

En caso de que el viajero rechazara todas estas alternativas, podrá dirigirse a los juzgados pidiendo ya no solo la restitución del viaje sino también daños y perjuicios, pero antes de ello tendrá que dirigirse primero a la aerolínea.