Sacyr estudia una posible operación corporativa en Estados Unidos

Sacyr estudia una posible operación corporativa en Estados Unidos

08 junio, 2017
|
Actualizado: 08 junio, 2017 13:28
|

Sacy continúa creyendo en el crecimiento internacional como palanca coporativa. Así lo ha asegurado el presidente del grupo constructor, Manuel Manrique.

Durante su intervención en la Junta de Accionistas, el presidente de Sacyr ha asegurado que el negocio de construcción de la compañía se incrementará en Latinoamérica, Europa, Norteamérica y Oriente Próximo mediante la combinación de «crecimiento orgánico, alianzas y una posible operación corporativa en Estados Unidos».

En cuanto a Sacyr Industrial, uno de los pilares estratégicos de la compañía, prevé un repunte de la actividad de «oil & gas», así como «grandes oportunidades» en transporte y distribución de electricidad, un sector con grandes expectativas en los países emergentes.

En España, donde la caída de la construcción lastró la facturación del año pasado, la licitación seguirá a la baja, por lo que, a día de hoy, «el grupo sigue creyendo en el crecimiento internacional como palanca corporativa», ha señalado durante su intervención en la Junta General de Accionistas.

El ejecutivo ha afirmado que Sacyr es hoy una empresa «fuerte, rentable y global» y con una estructura financiera «saneada», a lo que ha añadido que cuenta con un «enorme» futuro por delante.

Ha destacado que el periodo 2017 y 2018 estará caracterizado por el crecimiento económico, más pronunciado en los países emergentes, y ha agregado que el mundo aún se debe adaptar a cambios como el «brexit» o la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

«Todos los acontecimientos afectarán sin duda a nuestros negocios. Desde Sacyr hemos sabido entender el contexto en el que estamos inmersos y los estamos aprovechando para transformar los retos en oportunidades de negocio», ha afirmado Manrique, quien ha subrayado que la compañía aboga por la generación de caja y la rentabilidad, «por encima del volumen».

Así, se centrará en impulsar la gestión de proyectos de construcción y concesiones, la consolidación de Sacyr Industrial y la extensión de la actividad de servicios a segmentos y países «con vocación de consolidar nuestra posición de liderazgo«.

Para ello, el foco estará puesto en la especialización y en el crecimiento internacional con presencia local en un número seleccionado de países. «La escala que deseamos alcanzar implica un posicionamiento reiterado y sostenible para mejorar capacidades», a lo que ha añadido que la sostenibilidad requiere eliminar deuda corporativa y diversificación de fuentes de financiación.

En este sentido, ha subrayado que la deuda financiera del grupo pasó de 11.500 millones de euros a cierre de 2011 a 3.726 millones a cierre de 2016. En la actualidad, y tras amortizar 1.600 millones del préstamo asociado a la participación de Sacyr en Repsol, el endeudamiento se sitúa en 3.015 millones, ha subrayado.

No hay guerra interna en el consejo de Sacyr

El consejo de administración ha acordado abrir una reflexión para adaptar su composición a los recientes cambios en el accionariado. «Nos avalan cinco años en que todas las decisiones, muchas de ellas muy difíciles, se han adoptado con consenso», ha afirmado Manrique durante su intervención en la Junta y tras ser preguntado por un accionista al respecto de las informaciones que apuntan a desavenencias entre el accionariado de referencia.

Ha apuntado que desde ese mismo consenso, el consejo de administración de Sacyr ha acordado realizar una «lógica reflexión» sobre lo que pasará de aquí en adelante con la compañía, una vez superados los problemas financieros y antes los recientes cambios en el accionariado, con la entrada de Lopesan y el incremento de la participación de José Moreno Carretero.

«Habrá una reflexión en la que participarán todos y cada uno de los consejeros de forma tranquila y con consenso y usando las instituciones que prevén el reglamento y la ley. Serán propuestos por el consejo y estudiados por las comisiones correspondientes», ha explicado Manrique. «Estamos totalmente en la misma dirección y todos«, ha insistido el máximo ejecutivo de Sacyr, que en declaraciones a la prensa ha asegurado que el consejo respalda al cien por cien su gestión.

El ejecutivo ha asegurado que venían tiempo pensando en la necesidad de cambios para adaptarse a las normas de buen gobierno corporativo y los cambios en el accionariado, y ha insistido en que se harán «con normalidad, tranquilidad y sensatez».

Actualmente, Moreno Carretero ocupa un solo puesto en el consejo de administración, aunque aspira a contar con una representación proporcional a su participación (12,855 %).

A través de la sociedad Beta Asociados, el empresario ha pasado en un mes de tener una participación ligeramente por encima del 5 % a acercarse al 13 % y ponerse al nivel de la familia Carceller, que, a través de la petrolera Disa (13,02%), cuenta con tres consejeros.

Además, los Carceller suman su participación en Acción Concertada a la de Satocan Desarrollos, a su vez, representada por Juan Miguel San Juan en el máximo órgano de dirección del grupo constructor y de servicios. Juntos controlan el 14,7%, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El resto de los asientos los ocupan el presidente y consejero delegado de Sacyr, Manuel Manrique; José Manuel Loureda Mantiñán y José Manuel Loureda López, que representan a Prilomi y Prilou (7,8 %); Tomás Fuertes, del Grupo Fuertes (6,27 %); Gonzalo Manrique por Cymofag (1,86 %); tres independientes y un externo.

Manrique ha explicado que Loureda y Fuertes continuarán delegando en él su voto.

Los estatutos del grupo establecen que el consejo de administración estará integrado por un mínimo de 9 miembros y un máximo de 19. En la actualidad cuenta con 14.

Además, corresponde a la Junta la determinación del número de componentes del consejo.

«A este efecto, procederá directamente mediante la fijación de dicho número por medio de acuerdo expreso o, indirectamente, mediante provisión de vacantes o el nombramiento de nuevos consejeros, dentro del límite máximo establecido», añaden los estatutos.

.
Noticias Relacionadas: