Sánchez, erre que erre con Del Pino y Ferrovial
Pedro Sánchez, en rueda de prensa junto a la primera ministra de Finlandia, Sanna Marin.

Sánchez, erre que erre con Del Pino y Ferrovial

03 marzo, 2023
|
Actualizado: 03 marzo, 2023 15:32
|

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, sigue con su insistente y terco ataque –por cierto que le está viniendo muy bien para intentar compensar y minimizar el «caso Mediador’ o otro caso de corrupción en el seno del PSOE con mordidas, prostitución y drogas de por medio encabezado por el exdiputado socialista Juan Bernardo Fuentes-, se mostró este viernes convencido de que la decisión empresarial, en un mercado de libre economía, de Ferrovial de trasladar su sede a Países Bajos, una país que no está considerado bajo ningún concepto como paraíso fiscal, es por motivos fiscales, no de seguridad jurídica, y subrayó que “la patria no es sólo hacer patrimonio, sino ser solidario y arrimar el hombro y ayudar cuando tu país lo necesita”.

En rueda de prensa junto a la primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, Sánchez respondió así a preguntas sobre la decisión del presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, de trasladar la sede de esta constructora española a Países Bajos.

El jefe del Ejecutivo español también ha recordado que, en el caso de Rafael del Pino, “estamos hablando de la tercera o cuarta fortuna de España y, en buena medida, esa fortuna se ha hecho gracias a nuestro país y a la contribución de los españoles”.

Sánchez descartó que la decisión de Ferrovial se deba a cuestiones de seguridad jurídica, ya que las principales clasificaciones internacionales, incluidas las de la OCDE, sitúan a España como “uno de los mejores del mundo” en ese terreno, argumentó. Bueno en realidad, España no está tan bien, como dice Sánchez, sino todo lo contrario. Según la clasificación de la OCDE ocupa el puesto 27 de los 38 países organización de países desarrollados por esa variables, en la zona baja de la tabla, y muy lejos de las posiciones más elevadas. Además, la OCDE dice que España es el segundo país del mundo que más sube sus impuestos.

Pero Sánchez insiste en su terquedad. Se trata, recalca, de una decisión por motivos fiscales, “eso es lo que está detrás de la decisión del señor Del Pino”, ha dicho.

Así, el presidente ha explicado que, en la anterior crisis financiera, un gobierno conservador “decidió que España compitiera en el mundo a base de precariedad, de reducir derechos laborales y condiciones salariales y recortar el estado del bienestar”. Por cierto, Sánchez prometió derogar la reforma laboral del PP, esa que provocó, según él, todos esos terribles males en España, pero como otras tantas promesas esta también ha sido incumplida. Solo se ha hecho una reforma de la reforma laboral del PP con muchas limitaciones y aprobada en el Congreso por el error de un diputado del PP en la votación.

Por contra, su Gobierno pretende que “España compita como los países escandinavos, con fuertes estados del bienestar; queremos competir en calidad y no precariedad” y, para ello, es preciso tener recursos públicos y que “quien más tiene, mas contribuya” pagando más impuestos.

“Estamos hablando de justicia fiscal, de cómo queremos competir, qué sociedad queremos construir”, dijo Sánchez. 

Noticias Relacionadas: