El Santander estudia compensar a minoritarios de la ampliación del Popular

El Santander estudia compensar a minoritarios de la ampliación del Popular

14 junio, 2017
|
Actualizado: 14 junio, 2017 10:57
|

El Banco Santander trata reducir los letigios judiciales ante la avalancha de denuncias por la quiebra del Banco Popular. De momento, solo estudia compensar a los accionistas minoritarios y clientes del Popular que acudieron a la ampliación de hace un año por valor de 2.500 millones.

El vicepresidente de Santander España, Juan Manuel Cendoya, ha asegurado que el banco tratará de analizar cada una de las situaciones y «una vez que acabemos todo el proceso de análisis, en los próximos días podremos ser más concretos».

El Popular lanzó una ampliación de capital en junio de 2016 por valor de 2.500 millones. Algunas de las denuncias colectivas se refieren casi exclusivamente a esta operación para que los accionistas minoritarios puedan recuperar su dinero. Y es que, según las denuncias, la ampliación de capital se realizó sin reflejar la imagen fiel de la empresa.

En esa ampliación de capital participaron algunos de los accionistas de referencia del Popular, entre ellos la familia del magnate mexicano y ex consejero del Popular Antonio del Valle, también señalado como culpable en algunas denuncias ante la Audiciencia Nacional, o la entidad francesa Credit Mutuel, pero también muchos pequeños accionistas clientes del banco e incluso buena parte de la plantilla.

Algunos clientes, además, recibieron préstamos del propio Banco Popular para financiar una compra de acciones que se ofrecían como el remedio para reconducir la maltrecha situación de la entidad.

Ahora, tras la intervención del Popular por las autoridades europeas y su posterior adjudicación al Banco Santander por el precio simbólico de un euro, esas acciones pasaron a valer cero, con la consiguiente pérdida para todos los inversores.

Muchos de ellos se preparan para reclamar su dinero por la vía judicial con el pretexto de que la ampliación de capital se apoyó en unas cuentas que no reflejaban el estado real del grupo y se da la coincidencia de que entre esos afectados hay muchos clientes.

El Banco Santander no ha concretado qué soluciones podría ofrecer, pero sí ha desvelado que estudia esas situaciones en particular, al tiempo que ha defendido que la compra de Popular es la medida más eficaz para garantizar los intereses de 4 millones de clientes.

La entidad opera con total normalidad y hay tranquilidad entre los empleados y clientes, ha resumido Cendoya en una entrevista radiofónica, quien ha insistido también en que la compra ha evitado que los depositantes perdieran liquidez y «años y años de pleitos para recuperar su dinero».

Noticias Relacionadas: