El sucesor de Francisco González: Torres, Caruana y Goirigolzarri

El sucesor de Francisco González: Torres, Caruana y Goirigolzarri

02 enero, 2018
|
Actualizado: 02 enero, 2018 9:07
|

Francisco González (73) aún no ha designado a su sucesor, pese a que los estatutos del BBVA obligan al presidente a jubilarse una vez llegados a los 75 años. El tiempo apremia, más cuando el BCE exige a las grandes entidades tener preparado un plan para evitar incertidumbres.
Francisco González, conocido en el sector por las siglas FG, no se irá de vacío cuando deje el cargo. En las cuentas del BBVA no se incluyen los 79,7 millones de euros destinados en 2010 a un seguro del propio González debido a la polémica generada, más cuando la crisis apretaba socialmente, con incremento del paro y con la banca bajo los focos de los movimientos populistas.
El trasvase de esta pensión se realizó cuando González cumplió los 65 años, justo cuando el entonces consejero delegado del banco, José Ignacio Goirigolzarri, salió de la entidad financiera, para presidir dos años después Bankia. González solo tendrá acceso a esa millonaria inversión una vez deje el cargo.
Según aseguró en una entrevista, el presidente de BBVA no verá terminada totalmente la transformación digital de la entidad, ya que espera jubilarse a los 75 años, mientras que la estrategia está marcada para 2020. Según afirmó, el tope de edad en los estatutos «no se va a cambiar». «Ni se va a cambiar, ni se debe cambiar, el primero que no quiere soy yo aunque me siento fenomenal», consideró. «Tampoco creo que el consejo de administración o el supervisor quieran que se cambie el tope de edad en los estatutos», apostilló.
En las quinielas suenan con fuerza tres nombres: Carlos Torres, actual consejero delegado; Jaime Caruana, ex gobernador del Banco de España (68) y José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.
Carlos Torres (51) es el consejero delegado y actual mano derecha de González. El propio presidente del BBVA le definió como un hombre con formación, actitud y una visión muy buena. No obstante, evitó designarle directamente, ya que «este tipo de decisiones las debe tomar el consejo de administración». Torres completó sus estudios de Ingeniería Eléctrica en el MIT (Massachusetts Institute of Technology), donde también se licenció en Administración de Empresas. Posteriormente obtuvo un MBA en la Sloan School of Management. Carlos también es titulado en Derecho por la UNED. Ha trabajado para McKinsey & Company durante 12 años (socio desde 1997). Se incorporó a Endesa en 2002 como director de Desarrollo Corporativo y miembro del Comité de Dirección y asumió el puesto de director financiero en 2007. En septiembre de 2008 se incorporó a BBVA como director de Estrategia y Desarrollo Corporativo y miembro del Comité de Dirección del banco. En marzo del 2014 fue nombrado director del área global de Banca Digital, cargo que ejerció hasta mayo 2015 cuando fue designado consejero delegado de BBVA.
Jaime Caruana (65) ha salido recientemente del Banco Internacional de Pagos (BPI), donde ocupaba el cargo de di­rector ge­neral. Ahora no tiene un puesto definido y se estima que estará medio año debido a las restricciones para entrar en el sector financiero. El ex gobernador del Banco de España con el Gobierno de José María Aznar y parte del de José Luis Rodríguez Zapatero podría postularse ahora para suceder a González.
José Ignacio Goirigolzarri (63) podría recalar de nuevo en su antiguo banco, del que salió hace ya 8 años. De volver a su antigua casa, ahora como presidente, significaría la consecución de la macrofusión entre Bankia y BBVA, más cuando el plan estratégico de BBVA pasa por ganar más peso en España. Las últimas operaciones apuntan a una gran compra en España, concretamente a Bankia, más cuando BBVA ha realizado importantes desinversiones, como la venta de su filial de Chile o el trasvase de su cartera inmobiliaria a Cerverus por 5.000 millones, un dinero que se destinaría a una gran operación o bien al saneamiento de la entidad. Según el propio banco, estas ventas son necesarias para la estrategia de la entidad en los próximos meses, justo antes de que el ministro de Economía, Luis de Guindos, vicepresidencia del BCE.
Este 2017 expira el plazo para levantar las restricciones sobre Bankia, que no puede competir de igual a igual con la gran banca por la imposición de Bruselas. La operación se llevaría a cabo en los próximos meses, por lo que no se descarta que sea la última maniobra de De Guindos como ministro. De hecho, llama la atención que BBVA haya mantenido su cartera tóxica durante cinco años y sea ahora cuando se desprende de ella. Según la propia entidad, la operación de Chile y la de su inmobiliaria no están vinculadas.
“No descarto que haya operaciones físicas, porque esta posición en el mundo virtual nos da un posicionamiento como competidor. El mundo digital por naturaleza es de unos pocos, es de grandes plataformas, un mundo de escalas y, además, es global. Por lo tanto, va a ser muy difícil para competidores locales dar un servicio de ese calibre”, afirmaba Francisco González hace solo un año en el diario Mercurio de Chile. “Entre dos y cuatro años más, nosotros deberíamos tener una capacidad de negociación suficiente para provocar alguna operación física. Pero es una consecuencia natural de la evolución del banco”, aseguró.
El consejero delegado, José Sevilla, ha asegurado que Bankia trabaja para realizar la desinversión en activos inmobiliarios, por un total de 3.150 millones de euros en inmuebles y otros 1.000 millones en préstamos a promotores morosos, a los que hay que sumar los de BMN, para alcanzar los 6.600 millones de euros.

Noticias Relacionadas: