Telefónica amplía capital en un máximo de 1.126 millones para pagar el segundo dividendo de 2020

Telefónica amplía capital en un máximo de 1.126 millones para pagar el segundo dividendo de 2020

04 diciembre, 2020
|
Actualizado: 04 diciembre, 2020 16:52
|

Telefónica ampliará capital por un máximo de 1.126 millones de euros (el 5 % del capital) para afrontar el pago del segundo tramo de su dividendo flexible (scrip dividend) de este año, a razón de 0,194 euros brutos por título.

Según ha detallado este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el consejo de administración de la operadora ha acordado hoy acometer la ampliación, que servirá para completar la retribución de junio, cuando la ampliación fue equivalente al 2,6 % del capital y casi dos de cada tres accionistas optaron por recibir títulos en lugar del pago en efectivo.

De acuerdo con lo aprobado, los accionistas que quieran recibir su remuneración en efectivo podrán vender sus derechos de asignación gratuita a la compañía a un precio bruto fijo de 0,194 euros por derecho.

Para llevar a cabo esta ampliación de capital la empresa -que hoy subía en bolsa más del 3 %, aunque acumula un descenso cercano al 40 % en lo que va de año-, emitirá 296 millones de acciones con cargo a reservas, que al cierre del año pasado ascendían a 8.603 millones de euros.

Está previsto que del 11 al 28 de diciembre sea el periodo de negociación de los derechos de asignación gratuita y que el 21 acabe el pazo para solicitar la retribución en efectivo, que se abonará el 30.

Este sistema retributivo fue aprobado en la junta de accionistas del pasado junio, cuatro años después de que la compañía de telecomunicaciones dejara de emplear esta fórmula, que tiene carácter voluntario para elegir entre el pago en efectivo o en nuevos títulos.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha defendió entonces que la dilución de la acción de la compañía que se ocasione por la recuperación de este sistema de retribución al accionista estará cubierta por el flujo de caja libre.

Álvarez-Pallete consideró que el dividendo flexible era la posibilidad más prudente dado el entorno macroeconómico generado por el coronavirus, sin perder la «atractiva política de dividendos» de la compañía.

La última vez que Telefónica usó el dividendo flexible fue en noviembre de 2016, poco después de que se truncara la venta de su filial británica O2, con la que trataba de reducir su deuda (entonces de casi 50.000 millones de euros), y tuvo que ampliar capital hasta casi el 4 %.

Noticias Relacionadas: