Telefónica estudia alternativas ante la venta frustrada de O2 por Bruselas

Telefónica estudia alternativas ante la venta frustrada de O2 por Bruselas

28 julio, 2016
|
Actualizado: 28 julio, 2016 16:43
|
PUBLICIDAD

Telefónica estudia alternativas para su filial británica, O2, una vez frustrada por Bruselas la venta a Hutchison, que pasan por mantener una posición de control y deshacerse de «participaciones minoritarias», bien mediante una potencial salida a bolsa bien mediante una transacción privada.
Así lo ha manifestado el director global de Estrategia y Finanzas de la multinacional, Angel Vilà, en la conferencia con analistas tras la presentación de los resultados de la compañía en el primer semestre del año, en el que ganó 1.241 millones, un 42,1 % menos que en el mismo periodo de 2015.
«Estamos abiertos a desinversiones minoritarias» en el Reino Unido, ha asegurado Vilà, para quien mantener este mercado en el perímetro del grupo «incrementa la exposición geográfica de Telefónica» y mejora su cobertura del dividendo.
«Hemos iniciado los trabajos preliminares con el fin de estar preparados para ejecutar cualquiera de las potenciales alternativas», ha añadido Vilà, que ha detallado las opciones de Telefónica para reducir la elevada deuda de la compañía, que a 30 de junio se situó en 52.568 millones de euros.

La salida a Bolsa de la filial de Telefónica Telxius, encima de la mesa

Una de ellas es la eventual salida a Bolsa de la nueva división de Infraestructuras de la compañía, Telxius, que Vilà ha definido como «una compañía atractiva, predecible y resiliente», con contratos a largo plazo tanto en euros como en dólares, por lo que no tiene exposición a la libra.
«Estamos explorando las condiciones del mercado y estaremos preparados para movernos a toda velocidad», ha asegurado.
Otras opciones para reducir deuda son la generación de caja, desinversiones en otros activos no estratégicos y participaciones, el dividendo flexible y otras medidas potenciales como la emisión de bonos híbridos.
Respecto a la política de dividendo, el presidente y consejero delegado de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha asegurado que la compañía se encuentra en una situación cómoda para hacer frente este año al pago de 0,75 euros por acción y reducir deuda, aunque ha adelantado una revisión en este asunto para finales de año.
En la presentación de los resultados, Álvarez-Pallete ratificó los objetivos de la operadora para 2016, incluido un dividendo de 0,75 euros por acción y «el ratio de desapalancamiento en el medio plazo», para situarlo en 2,35 veces ebitda, frente al 3,2 veces a cierre de junio.
Al ser preguntado sobre a qué se refería con «medio plazo», Vilà ha precisado que el objetivo es alcanzar ese ratio antes de que acabe 2017 y para ello la compañía planea hacer «progresos visibles en esa dirección» durante 2016.
Sobre Telefónica Alemania, Vilà ha asegurado que la compañía no tiene intención de reducir su participación, sino que podría incrementarla mediante la compra de acciones.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD