Telefónica inicia nueva época con Álvarez-Pallete de presidente

Telefónica inicia nueva época con Álvarez-Pallete de presidente

07 abril, 2016
|
Actualizado: 07 abril, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

El nombramiento este viernes de José María Álvarez-Pallete como presidente de Telefónica en sustitución de César Alierta abre una nueva época para la compañía, en la que la venta de la británica O2, la reducción de la deuda y la creación de valor para el accionista serán algunos de los principales retos.

Álvarez-Pallete, que será el presidente número 11 en la historia de la multinacional y que estaba considerado el «delfín» de Alierta, sucede a su mentor tras acumular más de 17 años de experiencia en la operadora, los tres últimos de ellos como consejero delegado.

El nuevo presidente toma el relevo de una las mayores operadoras del mundo con presencia en 21 países y 322 millones de clientes, el 87 % de sus clientes fuera de España, de donde proceden ya el 74 % de sus ingresos, frente al 50 % en 2000, el año que asumió Alierta la presidencia.

Pero también hereda una compañía con una deuda de 49.921 millones de euros a cierre de 2015, de la que el 70 % (unos 34.944,7 millones) está en euros, el 13 % (unos 6.489,7 millones) en moneda latinoamericana, el 14 % (unos 6.988,9 millones) en libras y el 3 % (unos 1.497,6 millones) en dólares.

«La compañía está muy apalancada, derivado de las últimas operaciones corporativas, y ahora eso toca a su fin y ahora toca desapalancar», afirma Luis Padrón, de Ahorro Corporación, que, al igual que otros analistas, ve clave en esa tarea la venta de O2, que está siendo analizada por la Comisión Europea.

El nuevo presidente tendrá el reto de diseñar una alternativa en caso de que, finalmente, la operación descarrile, para lo que parece que el plan B sería la eventual salida a bolsa, hacia finales del segundo trimestre o principios del tercero, de Telxius, su nueva filial de infraestructuras, en la que la operadora quiere aglutinar sus torres y cables submarinos.

Álvarez-Pallete también tendrá que proseguir con la estrategia de digitalización, hacer frente al debilitamiento de Latinoamérica (de donde proceden más de la mitad de los ingresos de la compañía), especialmente Brasil, y a la situación de la operadora en otros mercados como Alemania.

Otras decisiones tienen que ver con la política de dividendos, ya que muchos analistas prevén una revisión de la misma, tras el anuncio de Alierta de que el pago a los accionistas, de al menos 0,75 euros, está garantizado en los próximo 5-10 años, así hacer subir el valor de la acción.

En una de sus últimas comparecencias, el propio Alierta, que seguirá formando parte del consejo de administración de la compañía y asumirá la presidencia de la Fundación Telefónica, reconoció que la acción de su compañía estaba «tirada».

Si ya se conocen cuáles serán las nuevas funciones de Alierta, para lo que no hay prisa es para nombrar al sucesor de Álvarez-Pallete como consejero delegado de la compañía, porque, como apuntan desde Bankinter, como en Telefónica el presidente es ejecutivo y «toma las decisiones de gestión diaria de la compañía», se trata «de una decisión sin carácter de urgencia».

XTB pronostica que, cuando se nombre, «tiene toda la pinta de que será otro hombre de la casa», mientras que desde Ahorro Corporación apuestan por alguien «muy de la cuerda» del nuevo presidente.

Desde el anuncio del relevo, el pasado 29 de marzo, no habido comparecencias públicas ni del presidente saliente ni de su sucesor, que no asistieron a la presentación este lunes del informe anual de la Fundación Telefónica.

Ese silencio también parece haberse impuesto en Twitter, una red social en la que el nuevo «número 1» era muy activo antes de ser nombrado y en que su último tuit, de agradecimiento, se remonta al día del anuncio. 

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD