Telefónica, a la desesperada: emite deuda para pagar deuda

Telefónica, a la desesperada: emite deuda para pagar deuda

10 octubre, 2016
|
Actualizado: 10 octubre, 2016 14:17
|

Tras el fracaso de la OPV de Telxius y de la venta de O2, Telefónica ha tenido que emitir deuda para tratar de contentar a las agencias de rating, que amenazan con una nueva bajada de la nota.

Este tipo de operaciones son utilizadas por las empresas a la hora de tener que pagar vencimientos de corto plazo. Es decir, se endeudan a largo plazo para pagar a corto y tratar así de solventar los principales deberes. En el caso de Telefónica, la deuda total alcanza los 52.000 millones de euros, a los que hay que añadir otros 4.000 millones por compromisos adquiridos. La emisión alcanza los 2.000 millones de euros, casi el doble que hubiera sacado por Telxius y tan solo se han reducido los intereses de forma mínima.

Para tratar de dar esquinazo a las agencias de rating, Telefónica ha lanzado dos emisiones de bonos a cuatro y quince años para reducir su deuda, estimada en 52.000 millones de euros. Las agencias de calificación exigieron a Telefónica bajar su abultada deuda para no bajar aún más la nota, que se sitúa ya muy cerca del bono basura.

La operación se realiza cuando se paralizó por completo la salida a Bolsa de Telxius debido al escaso interés de los inversores por la nueva filial, creada única y exclusivamente para captar dinero. El negocio no fue comprendido ni entendido por el mercado, más cuando se exigía pagar un precio muy inferior al que pedía Telefónica.

Telefónica ha tenido que echar mano de bancos colocadores como Barclays, BBVA, BNP Paribas, CaixaBank, HSBC, Lloyds y SMBC Nikko para sacar adelante la operación. La teleco se encuentra en una situación muy delicada debido a que una bajada de la nota podría poner en serios problemas a la compañía presidida por José María Álvarez-Pallete. Y es que, si Telefónica cae al bono basura numerosos fondos de inversión no podrán poner un euro en la empresa debido a su perfil crediticio. El mercado, además, no descarta que Telefónica tenga que reducir dividendo para hacer frente a la amenaza de las agencias de rating.

 

Noticias Relacionadas: