PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
José María Álvarez Pallete, presidente de Telefónica.

Telefónica mejora su oferta por Oi y supera en un 10% el mínimo requerido

Telefónica ha mejorado junto a TIM y Claro su oferta por el negocio móvil de la brasileña Oi y la ha elevado hasta los 16.500 millones de reales brasileños (unos 2.706 millones de euros), para superar así en un 10 % el mínimo requerido por el grupo brasileño.

Según ha detallado esta madrugada Telefónica en un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), su nueva propuesta incluye la posibilidad de firmar contratos a largo plazo para el uso de infraestructuras del Grupo Oi, que tiene el 16 % del mercado de telefonía móvil en Brasil.

En su escrito, Telefónica recuerda que su consorcio fue el primer licitador (“stalking horse”) por el negocio móvil de Oi, lo que le da derecho a realizar una oferta más elevada que la mejor oferta entre el resto de las presentadas (“right to top”) en este proceso competitivo de venta.

El paso dado hoy por Telefónica, asegura la operadora española, “reafirma” su interés en la adquisición del negocio móvil del Grupo Oi, así como en “contribuir al continuo desarrollo de la telefonía móvil en el país, considerando la amplia experiencia que posee en el sector de las telecomunicaciones y el profundo conocimiento del mercado brasileño”.

“Como operadora de reconocida solidez financiera y con presencia y antecedentes de inversiones relevantes a largo plazo en Brasil”, Telefónica asegura confiar en que si su oferta es aceptada, y en caso de que sea la vencedora, “reportará beneficios a sus accionistas, acelerando el crecimiento y generando eficiencias, y a sus clientes, a través de una mejor experiencia de uso y calidad del servicio prestado”.

Considera igualmente que la oferta también aborda las necesidades financieras de Oi para que pueda implementar su plan estratégico y atender a sus acreedores.

El pasado 23 de julio, Oi anunció que había llegado a una acuerdo de exclusividad con la compañía Highline Brasil, controlada por la estadounidense Digital Colony, para negociar la venta de sus operaciones de telefonía celular, después de que Oi dijera que sus activos de telefonía móvil valían 15.000 millones de reales (2.485 millones de euros) y que los vendería al mejor postor.

Con esa oferta presentaba una alternativa a la puesta sobre la mesa el 18 de julio por Telefónica España, a través de su filial en Brasil, Telecom Italia (TIM Brasil) y la mexicana Claro, cuyo importe no trascendió.

Telefónica Brasil, que opera en el país suramericano a través de la marca Vivo, es líder del mercado brasileño de telefonía móvil con una participación de casi el 33 %, mientras que Oi tiene una cuota de mercado del 16,2 %.

La firma brasileña se acogió a ley de quiebras de su país en 2016 para poder seguir operando y desde entonces buscó reorganizar con sus acreedores el pago de deudas por valor de unos 65.000 millones de reales (más de 12.700 millones de euros).