Trinitario Casanova será juzgado el lunes por manipular acciones del Popular

Trinitario Casanova será juzgado el lunes por manipular acciones del Popular

21 enero, 2016
|
Actualizado: 21 enero, 2016 0:00
|

El empresario murciano Trinitario Casanova se sienta a partir del próximo lunes en el banquillo de los acusados por haber difundido supuestamente rumores en 2008 con la intención de hacer subir la cotización del Banco Popular, del que entonces era accionista.

El juicio tendrá lugar en el Juzgado de lo Penal número 29 de Madrid, después de que la Audiencia Provincial de Madrid anulara a principios de 2013 el archivo de la causa dictado un año antes.

Fue entonces cuando la Audiencia Provincial ordenó juzgar al empresario tras apoyar los argumentos de la Fiscalía Anticorrupción de que existían «claros indicios» de que Casanova alteró la cotización en la Bolsa de Valores de las acciones de la entidad difundiendo noticias falsas, «siendo evidente» que era el titular del 3,5 % de las acciones del Banco Popular.

Con ello, el empresario pretendía provocar una «súbita subida» de su valor no acorde con la evolución del mercado y de influir «en su beneficio» en el precio de los títulos, existiendo «indicios de que lo obtuvo», tanto él como sus sociedades de inversión mobiliaria, algo que debe determinarse, según recalcaron, en un juicio oral.

La CNMV había identificado a ocho entidades que compraron y otras nueve que vendieron las acciones del Banco Popular los días 12 y 13 de junio de 2008; operaciones que, dado su volumen y el alza ficticia de los precios de los títulos, generó respectivamente unos beneficios o unas pérdidas superiores a los 300.000 euros.

Esto se explica por que «los compradores soportaron y los vendedores disfrutaron sobreprecios indebidos como resultado de la manipulación del valor».

Para el tribunal madrileño resultaba «indiciariamente indiscutible la relación» entre esos beneficios y perjuicios referidos por la CNMV y la «información falaz» difundida, así como el ánimo de alterar el precio de las acciones «que presidió» la conducta de Casanova.

Anticorrupción denunció estos hechos en noviembre de 2008 a raíz de la investigación que abrió la CNMV, que informó a la Fiscalía General del Estado la difusión de varias noticias en la prensa económica sobre el inminente lanzamiento de una opa sobre el Banco Popular por parte de un supuesto grupo inversor mexicano representado por la sociedad Blueprime.

La sociedad «fantasma» anunció su intención de comprar la participación de Trinitario Casanova (3,5 %) en el Popular a un precio un 50 % superior al de mercado, siempre que lograra hacerse con el 20 % del capital del banco.

Ese anuncio, difundido en comunicados a la CNMV, hizo que el Popular llegara a subir más de un 9 % en bolsa.

Poco después, el supervisor bursátil averiguó que detrás de Blueprime no había realmente ningún grupo interesado en comprar una participación significativa del banco. 

Noticias Relacionadas: