PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Planta de Abengoa

UGT promueve una huelga en Abengoa pese a la crítica situación de la compañía

Los comités de empresa y delegados de personal con representación en el centro de trabajo del Campus de Palmas Altas de Sevilla han convocado una huelga para el 9 de octubre,  promovida por el sindicato socialista UGT, que afecta a 1.100 trabajadores.

Los convocantes de la huelga, promovida por el sindicato mayoritario UGT, subrayan en un comunicado que representan a más de 1.100 trabajadores que prestan sus servicios en este centro de trabajo, que  sustentamos a nuestras familias en esta difícil situación coyuntural por la que atraviesa nuestro país y nuestra compañía”.

En Palmas Altas se concentran las empresas Abengoa Abenewco 1, S. A., Abengoa Agua, S.A., Abengoa Energía, S.A., Abengoa Operation and Maintenance, S.A., Simona I.T., S.A.

“Somos el principal activo de esta compañía y por tanto somos los primeros que queremos que nuestra compañía perdure, crezca y siga siendo un referente mundial en todo lo que acometemos”, subrayan los convocantes.

Los dirigentes sindicales explican que “venimos desde hace años realizando importantes sacrificios en aras del mantenimiento de la actividad de nuestra compañía y de la preservación de nuestros empleos”.

En este sentido, recuerdan que en “este difícil año, la compañía nos ha incluido en varios expedientes de regulación temporal de empleo, ha retrasado y sigue haciéndolo el abono de nuestro salario de forma recurrente sin dar soluciones concretas.”.

Además, “nos ha hecho volver a trabajar de forma presencial en las oficinas cuando la pandemia de covid-19 está sufriendo otro importante repunte y las autoridades sanitarias y autonómicas piden a las empresas fomentar de nuevo el teletrabajo, sin ayudar ni aceptar en muchas de las peticiones de conciliación que por parte de los trabajadores se les ha hecho”.

También piden a todos los grupos de interés que están trabajando por la viabilidad de la compañía, instituciones estatales y autonómicas, acreedores y financiadores que “lleguen a los acuerdos que sean necesarios para conservar tanto la empresa como los empleos que de ella dependen”.