Un 12,5%, la pérdida de los accionistas de Indra por las maniobras del Gobierno para colocar a Murtra

Un 12,5%, la pérdida de los accionistas de Indra por las maniobras del Gobierno para colocar a Murtra

Relegar a Marc Murtra a la figura de presidente no ejecutivo, lo que se conoce en el argot empresarial como un 'florero', eso sí, muy bien pagado, consiguió frenar el desplome del grupo tecnológico en el Ibex 35
28 mayo, 2021
|
Actualizado: 28 mayo, 2021 21:25
|

El grupo tecnológico Indra ha cerrado hoy prácticamente plano, con una leve subida del 0,07 %,y cierra una de las peores semanas del año. Desde el cierre del jueves, justo antes de que se conociera la maniobra del Gobierno usando a la Sepi para despedir a Fernando Abril-Martorell y colocar al socialista catalán Marc Murtra, la acción ha bajado un 12,48%, desde los 8,17 euros a los 7,15 del cierre de hoy. Al menos los accionistas han respirado al saber que el hombre de Sánchez en el grupo tecnológico no tendrá funciones ejecutivas.

Las acciones de Indra, que han cerrado en 7,15 euros, bajan un euro, el 12,48% desde el jueves 20 de mayo y un 17,5 % en el mayo y han reducido su ganancia al 2,4% en lo que va de año.

Los títulos del grupo tecnológico iniciaron su racha bajista el pasado viernes, tras conocerse la decisión de la SEPI, su principal accionista, de relevar a Fernando Abril-Martorell como presidente ejecutivo de la compañía. Ese día las acciones cayeron un 7,96 %.

Los descensos se prolongaron el lunes (-4,72 %), el martes (-1,05 %) y el miércoles (-0,71 %), e iniciaron su recuperación el jueves (+1,49 %) tras el nombramiento de Marc Murtra como presidente no ejecutivo de la compañía. Murtra es un político catalán ligado al PSC, la marca del PSOE en Cataluña. Durante los gobiernos de Rodríguez Zapatero desempeño varios altos cargos públicos, desde jefe de Gabinete del ministro de Industria, el también catalán Joan Clos hasta consejero de Paradores pasando por Red.es.

En la propia Indra había sido rechazado su nombramiento como presidente Ejecutivo y la Comisión de Nombramientos retraso el suyo hasta encontrar una fórmula que tranquilizase a los inversores. Esta fue el nombramiento de dos consejero delegados de la casa y relegar a Marc Murtra a la figura de presidente no ejecutivo, lo que se conoce en el argot empresarial como un ‘florero’, eso sí, muy bien pagado.

No ha trascendido su sueldo, pero, por ejemplo, y no es el único que afecte a un miembro del PSOE o amigo de Pedro Sánchez, Beatriz Corredor, exministra de Vivienda con Zapatero, aunque sólo duró dos años, cobra 600.000 euros por ser presidenta ejecutiva de Red Eléctrica, otra empresa donde el Estado, que no el Gobierno, está presente en su capital a través de la Sepi

 

Noticias Relacionadas: