Programas del sabado
Banco Popular, obligado a devolver con costas la inversión a un minorista

Banco Popular, obligado a devolver con costas la inversión a un minorista

11 mayo, 2018
|
Actualizado: 11 mayo, 2018 11:56
|
PUBLICIDAD

El juzgado de primera instancia número uno de Vigo ha anulado la compra de acciones correspondientes a la ampliación de capital de Banco Popular en 2016 por parte de un inversor minorista. Se trata de la primera segunda sentencia en Galicia sobre este caso.

El minorista recuperará los 5.059 euros que invirtió en la compra de títulos ya que la jueza entiende que el Banco Popular no había aportado en su contestación a la demanda «una explicación probada» que justifique la dispar situación económica antes y después de la emisión de los títulos. En definitiva, no se había reflejado la imagen fiel de la entidad financiera en el folleto.

La jueza entiende que la variabilidad general de los valores de empresas consolidadas oscila en rangos «muy inferiores» al sufrido por los accionistas del Popular, con anulación y pérdida total de su inversión.

Asimismo, la jueza condena al Popular en su sentencia, recurrible ante la Audiencia de Pontevedra, a pagar las costas de abogado, procurador y perito a los que recurrió este particular.

Según informa el despacho de abogados de este pequeño inversor, la jueza considera que el Popular no aportó en su contestación a la demanda una «explicación probada» que justifique su dispar situación económica antes y después de la emisión de títulos.

Concluye la jueza, según detalla el despacho de abogados Pérez Lema en un comunicado, que el Popular incumplió su obligación de dar una información «fiel» de su situación financiera, de modo que se produjo un error invalidante del consentimiento que justifica la anulación de la compra.

La ampliación de capital de Banco Popular de 2016 no reflejaba la imagen fiel

Se trata de la segunda sentencia en pocas semanas en Galicia. El Juzgado de Primera Instancia número 13 de Vigo había sentenciado a Banco Popular por una operación similar realizada por un minorista, que acudió a la ampliación de capital de 2016. El banco colocó en el mercado 2.505 millones de euros.

El juez consideró que no se facilitó «información exacta y veraz» sobre su estado financiero real, por lo que los inversores acudieron sin tener el pleno conocimiento de los riesgos. Según el juzgado, el folleto de la entidad financiera «contenía inexactitudes y errores contables», de manera que, en la adquisición de acciones por parte de los demandantes «se produjo un vicio en el consentimiento y fueron suscritas con dolo o error invalidante».

Los documentos aportados en la causa señalaban que las cifras de Banco Popular «no ofrecen una imagen fiel del patrimonio de la entidad, pues la previsión máxima de pérdidas contables era de 2.000 millones de euros que, tras la aprobación de las cuentas anuales, se tradujo en pérdidas anuales de 3.485 millones y un cargo a resultados de más de 5.500 millones de euros».

En el mismo sentido se han pronunciado ya varios jueces de otras zonas de España, como un Juzgado de Instrucción 8 de Barcelona, que anuló de forma firme la compra de acciones de la ampliación del Popular, y otro de Oviedo.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD