PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Logo de Banco SantanderCiudad Financiera del Banco Santander en Boadilla del Monte (Madrid). / EFE

Visto para sentencia 25 años después el papel del Banco Santander en la quiebra de Inversión Hogar

El juzgado de Primera Instancia nº 20 de Madrid ha dejado hoy visto para sentencia el juicio por la quiebra, en 1992, de la constructora Inversión Hogar, que responsabiliza al Banco Santander de su liquidación y de que los acreedores se quedaran sin cobrar más de 70 millones de euros.

PUBLICIDAD

Las demandantes son Fianzas y Crédito, sociedad intervenida y representada por el Consorcio de Compensación de Seguros, y la inmobiliaria Urbanizaciones y Construcciones Andaluzas (Urcansa), que junto con Inversión Hogar han pedido la nulidad del convenio firmado en 1992 entre el banco y la constructora, que entre otras cosas incluía la transmisión de varios inmuebles en Mijas, Manilva, Mairena de Aljarafe y Alcalá de Guadaira.

La finca de Mijas había sido valorada en 1989 por una tasadora en 6,3 millones de euros, pero en 1992, momento de la firma del contrato-convenio, se tasó en 1,3 millones.

Ya en 1996, la finca fue transmitida por el Banco Santander a la sociedad Las Vertientes de Calahonda por 75 millones de pesetas (450.759 euros), un día antes de que se publicara en el BOE su expropiación forzosa para la construcción de la autovía Estepona-Málaga.

PUBLICIDAD

Más de 20 años esperando para cobrar

El letrado de Fianzas y Crédito, Javier Ibañez, ha recordado en sus conclusiones finales que más de 20 años después de la quiebra los acreedores aún no han cobrado, y ha señalado la existencia de numerosas anomalías procesales, como escrituras recortadas o sin timbre.

Por todo ello, ha pedido la nulidad del convenio, al igual que Javier Mata, letrado de Urcansa, que ha indicado que el convenio no tenia por objeto reflotar Inversión Hogar y hacerla viable sino únicamente cobrar los préstamos, tal y como ha admitido durante la sesión el exdirectivo del Santander José González Pino.

En el mismo sentido se ha manifestado el representante de Inversión Hogar, Eduardo Martín-Duarte, que ha reiterado que el Santander «sólo quería cobrar su deuda, y no reflotar la empresa», como sí habría podido hacer si hubiera aceptado financiar unas promociones en Gibraltar.

En representación del Santander, la letrada Esperanza Pérez ha instado al tribunal a desestimar la demanda, y ha acusado a Inversión Hogar de actuar de forma fraudulenta.

PUBLICIDAD

En su opinión todo está prescrito después de 25 años excepto la nulidad absoluta, algo que no cabe considerar ya que en su momento la constructora pidió que se resolviera el convenio, con lo que reconocía su validez.