PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
El BEI ha decidido congelar cualquier nuevo préstamo a la firma automovilística por esta sospecha. Muestra su preocupación y decepción.

¿Usó Volkswagen parte de un préstamo del BEI para cometer el fraude?

El BEI ha decidido suspender la concesión de nuevos préstamos a Volkswagen, al no descartar que parte de un crédito de 400 millones de euros concedido en 2009 a la compañía alemana pueda estar relacionado con el escándalo de la manipulación de las emisiones de gases contaminantes.

El presidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Werner Hoyer, ha asegurado en una rueda de prensa para presentar los resultados de la entidad con sede en Luxemburgo en 2015 y las previsiones para este año, que el banco está “asombrado, decepcionado y preocupado” por las alegaciones de “un comportamiento inadecuado y posiblemente fraudulento de Volskwagen”.

Explico que el BEI efectúa su propia investigación de un posible vínculo de la manipulación de motores diésel EA 189 para trucar las emisiones de gases nocivos por parte del fabricante automovilístico con los préstamos concedidos por el banco.

“Lo que nuestra revisión contiene hasta el momento en base a los resultados encontrados es que no podemos descartar que haya un vínculo entre parte de un préstamo de 400 millones de euros concedido en 2009 a Volkswagen Antrieb y las actividades investigadas“, indicó Hoyer.

El presidente del BEI recalcó que “aún tiene que ser establecido si cualquier parte de este préstamo fue utilizado incorrectamente en este sentido” de la manipulación de emisiones.

Para “estar en el lado seguro y preservar el interés del Banco”, la entidad financiera ha “decidido suspender cualquier nuevo préstamo para Volkswagen de momento”, indicó.

El economista alemán igualmente señaló que Volkswagen devolvió el préstamo entero en 2014, acorde al calendario fijado. “Partiendo de la información que tenemos disponible actualmente, ninguna otra operación del BEI, ni reembolsada ni pendiente, tiene un vínculo con el software” que altera los datos de emisiones al detectar que un vehículo está siendo sometido a una prueba y modifica el régimen de funcionamiento del motor para producir menos gases contaminantes, señaló Hoyer.

“Tendremos en cuenta de manera regular la información, los hallazgos y las recomendaciones que resulten de nuestra propia revisión y de las investigaciones oficiales, y revaluaremos (nuestra postura) a más tardar dentro de un año”, indicó el presidente del BEI.