PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Entrevista a Luis de Miguel Ortega

En esta entrevista conducida por el locutor Miguel Ángel Ruiz a Luis de Miguel Ortega, (el enfermero con toga, como a él le gusta que le denominen) desde el punto de vista como jurista y sanitario, abarca temas y responde a preguntas candentes y vitales acerca de esta pandemia.

Si la pandemia es una estafa y una manipulación como dicen, ¿por qué ha habido tantas muertes? Esto despierta otras dudas acerca de si se están falseando las estadísticas de contagiados y muertos, si se está protegiendo realmente a los ancianos, cuál es el fin de evitar a toda costa que la gente se contagie, la controversia acerca de las vacunas o si se está realizando terrorismo informativo aprovechando la enfermedad.

A continuación, destacamos una parte de la entrevista en la que Miguel Ángel Ruiz (MAR) le formula cuestiones muy interesantes a Luis de Miguel Ortega (LMO):

MAR: Hoy tenemos con nosotros a D. Luis de Miguel Ortega, abogado especializado en derecho sanitario y profesional de la salud en calidad de enfermero desde hace muchísimos años, y que ahora es un gran jurista. Él ha vivido de primera mano los abusos contra los derechos humanos dentro del ámbito sanitario a través de medidas dictatoriales que guardan más relación con la política que con la sanidad.

Ante todo, hay una pregunta que está en la mente de todo el mundo y que es relativa a la pandemia: nos han dicho que muchas personas han muerto, pero todavía no se saben con exactitud las cifras reales, ¿qué hay de verdad o mentira en esto?

LMO: En primer lugar, las muertes no son siempre un motivo de pandemia, el motivo de pandemia es la causa de la muerte, y lo que no tenemos claro ahora mismo, es la causa real de las muertes. En toda esta mezcla de datos, se han añadido muertos, se han sacado fallecimientos de un lado y de otro…

Prácticamente se está traficando con números y por ello, no tenemos conciencia real de los datos derivados de esta crisis sanitaria. Habrá muertes por este coronavirus, pero habrá también muertes por negligencia médica, por abandono terapéutico, así como por otras causas que no tienen ninguna relación con el coronavirus. Esto es lo que habría analizar. Cuando se ha preguntado al gobierno “¿Cómo es posible que hayan fallecido 30.000 ancianos abandonados prácticamente a su suerte en residencias o en sus domicilios?”, no dan ninguna explicación.

Evidentemente los muertos están ahí, pero no todos los muertos son parte de la pandemia, habrá que disgregar esos datos y analizar, ya que, por ejemplo, en España mueren al año directa o indirectamente por el tabaco 59.000 personas, siendo cifras muy superiores a las que se están manejando ahora mismo con esta pandemia. Es decir, la cifra de muertes en sí misma no nos está indicando nada. Y mucho menos cuando esas muertes forman parte de un juego y un trasiego de cifras de las que nadie quiere aclarar nada. Eso es importante aclararlo.

MAR: Entonces, ¿se están falseando las estadísticas?, ¿no tenemos estadísticas reales?

LMO: No, no se trata de que sean unas estadísticas falsas, lo que ocurre es que se están introduciendo datos mezclados en dichas estadísticas, añadiendo o quitando día a día y con unos criterios de inclusión que se van modificando sobre la marcha. No sé si esto ocurre porque se actúa con imprevisión o negligencia, o si realmente están tratando de esconder las causas reales de las muertes. Habrá que analizar a posteriori, si esto se trata de un mero descuido o falta de competencia, o de un comportamiento criminal de obstaculización de la investigación judicial.

MAR: Se rumorea que se están produciendo sobornos a la hora de certificar las muertes.

LMO: Eso no lo sé, no tenemos todavía pruebas, aunque nos llegan muchos testimonios de profesionales y de pacientes. Lo que sí hay es un impulso evidente de la administración para manejar las cifras, además de unas instrucciones para aplicar una serie de criterios de inclusión y evidentemente el funcionario está sujeto a sus premios, a sus complementos y a sus juegos económicos con la administración. Todo esto habrá que determinarlo más adelante, pero sí que parece que está habiendo algún tipo de protocolo con el que se está sometiendo a los profesionales a la hora de hacer el recuento de afectados.

Por ejemplo, se está contabilizando como brote o como enfermo a los que dan positivo en una prueba PCR, cuando realmente si uno da positivo de lo que sea, no significa que se esté enfermo. Esto confirma que hay un trasiego de cifras, una manipulación, pero esto no significa que neguemos la realidad de los muertos o de los enfermos, sino que no las cifras que están aportando no son creíbles, no son cifras que puedan sernos de utilidad para saber realmente que es lo que está pasando.

MAR: Claro, no son unas cifras contrastadas porque además se están recategorizando otro tipo de enfermedades como si fueran Covid-19, cuando realmente es otra enfermedad, ¿no es así?

LMO: Exactamente, porque se está jugando un poco con presunciones de que cuando una persona da positivo en una PCR, es un enfermo de coronavirus, y no es cierto.

Esta no es la técnica habitual de información de las enfermedades, si yo ahora me hago una prueba de tuberculosis, y doy positivo, no significa que la tenga. Simplemente indica que estoy danto positivo a una prueba que es mayormente específica para esa enfermedad, pero no es determinante. Y cuando no se pueden hacer esas pruebas, o dan falsos positivos o negativos, cualquier resfriado o cualquier infección respiratoria pueden ser catalogados como coronavirus.

Yo creo que se está actuando de una manera negligente con los datos y con los diagnósticos y lo que es una pena, es que los servicios públicos estén entrando en una falta de ética a la hora de diagnosticar la enfermedad, porque están creando una alarma social con estos números y sobre todo están generando inseguridad en la ciudadanía en cuanto a la importancia que tiene este coronavirus

MAR: Claro, y es que, ¿cuántas personas mueren de gripe A?, ¿cuántas han muerto de gripe B, de influenza o de neumococo? Es lo que acabas de decir, lo están categorizando todo dentro del Covid, cuando sabemos por las estadísticas de INE y del propio Ministerio de Sanidad que hay “x” muertes clasificadas por cada enfermedad.

LMO: Así es, ahora se está jugando un poco con la amalgama de números, es un juego de trileros, y lo que os recordaba antes, que 59.000 personas mueren por tabaquismo y no se hace ni siquiera un confinamiento, y mucho menos se prohíbe el tabaco o al menos el uso de aditivos en su producción.

Mucho interés por la salud pública no hay cuando hay problemas reales cercanos y no se pone remedio, pero ahora resulta que, por un coronavirus, se monta este espectáculo. Es algo que no tiene mucho sentido.

En España mueren al año unas 19.000 o 20.000 personas debido a negligencias médicas y nadie ha puesto un protocolo de seguridad a los enfermos. Yo no quiero quitarles importancia a los fallecimientos por esta crisis sanitaria, pero sí que parece sospechoso que esto sea lo más importante del planeta ahora mismo, y otras cuestiones como puede ser el cáncer, los aditivos químicos en la alimentación, la contaminación ambiental o la contaminación electromagnética no preocupan al mismo nivel. Pareciera que de repente, el Coronavirus fuera el único problema que existe en el planeta.

MAR: Si, es lo único que parece que interesa. Se está generando auténtico miedo en la sociedad a través de los medios de comunicación, así como en los propios hospitales y centro sanitarios cuando al llegar los pacientes son recibidos por personas embutidas en trajes especiales, se impide a los familiares acompañar a los afectados, se les transmite en todo momento pánico y preocupación.

LMO: El miedo y la sugestión tienen su efecto, y en este panorama de pánico y de terrorismo informativo que se ha suscitado desde enero de este año, está teniendo resultados catastróficos.

Quiero recordar que el miedo hace que la gente se debilite y sea más susceptible de enfermar. Esto es un factor muy importante y ningún medio de comunicación está entonando el mea culpa, no están reconociendo los daños que están causando con toda esta campaña mediática que han llevado a cabo, pagada por la industria, por el gobierno, o a saber por quién…

MAR: Otra cosa muy preocupante es cómo desde el principio de la crisis se nos dijo que no se podían hacer autopsias. Se han atribuido muertes al Covid sin hacer autopsias, pero con el tiempo, en Italia, comenzaron a realizarlas, descubriendo las verdaderas causas de la muerte de pacientes a los que se les diagnosticó Covid y se les aplicó un tratamiento incorrecto.

LMO: El problema aquí, es que de esos muertos que está causando esta pandemia, muchos de ellos se deben a negligencia médica y política, algo que ellos no quieren reconocer y que es el verdadero motivo por el que no quieren que haya autopsias ni investigación de las causas de estas muertes.

De alguna manera, el juego con los datos y la ausencia de autopsias y de protocolos sensatos, nos lleva a pensar que estas muertes hayan sido provocadas, interesadas…

Si quieres ver la entrevista completa, puedes hacerlo a través del siguiente enlace:

https://youtu.be/7WMn3_FRX64