E.On y RWE, principales perjudicadas por el apagón nuclear en Alemania

E.On y RWE, principales perjudicadas por el apagón nuclear en Alemania

10 marzo, 2016
|
Actualizado: 10 marzo, 2016 0:00
|

E.On y RWE son las principales perjudicadas del apagón nuclear en Alemania. Desde máximos históricos, las dos emblemáticas energéticas se hunden un 95% y un 90%, respectivamente. Los inversores han desconfiado de estas acciones desde julio del año pasado, cuando alcanzaban entonces mínimos históricos. A partir de esos niveles, el precio registra una caída vertical ante los anuncios desde 2011 por parte del Gobierno alemán de acabar con la energía nuclear en el país.

En el aniversario de la catástrofe de Fukushima, Alemania ha afirmado que cerrará todas las centrales en 2022, terminando casi con el negocio de E.On y RWE, dos acciones que fueron consideradas activos refugio por parte de los inversores más conservadores. No obstante, ninguna de las dos empresas ha recuperado ni rozado si quiera esos máximos históricos vistos en 2008, cuando el precio del petróleo se situaba en los 147 dólares por barril.

«La catástrofe atómica de Fukushima hace cinco años nos mostró de nuevo los riesgos de la energía nuclear. Como resultado, el Bundestag, por segunda vez, decidió abandonar esa energía, esta vez con el consenso de los partidos y de la sociedad», ha asegurado el vicecanciller y ministro de Economía y Energía, Sigmar Gabriel.

El apagón nuclear fue aprobado en 2011 por la canciller alemana, Angela Merkel, tras ratificar el compromiso adquirido una década antes por su antecesor, el socialdemócrata Gerhard Schroeder, que ella misma había revocado. Gabriel reiteró la apuesta del Gobierno alemán por una transición hacia las renovables y hacia una mayor eficiencia que demuestre que «una política energética ecológica es también rentable económicamente».

Según apuntó, casi uno de cada tres kilovatios hora consumidos proceden ya de fuentes renovables, pero «queda mucho trabajo por hacer» con el objetivo de rebajar los costes de las renovables e impulsar la eficiencia energética, con programas de incentivos.

De las 17 centrales nucleares con las que contaba Alemania hace cinco años, en estos momentos siguen activas ocho. «Y a pesar de lo que lo que sostenía el lobby atómico, la luz no se ha apagado. En 2020 la energía nuclear comercial en Alemania será historia«, recalcó.

Noticias Relacionadas: