Reformar la Constitución por Cataluña, un error

Reformar la Constitución por Cataluña, un error

06 diciembre, 2017
|
Actualizado: 06 diciembre, 2017 11:48
|

Los independentistas y una parte del PSOE, junto a Podemos, tratan de abrir la caja de pandora con la reforma de la Constitución. A su juicio, Cataluña y País Vasco tienen que tener mejores consideraciones que hasta ahora, en detrimento del resto de España.

El independentismo catalán carga contra la Constitución cada vez que el Tribunal Constitucional les tumba alguna medida, pero no dudan en recurrir al mismo tribunal en caso de considerar que el Gobierno central invade sus amplias competencias. El PSOE y el PSC buscan ahora abrir el melón, pero el Gobierno de Mariano Rajoy se ha negado tajantemente, ya que abriría la puerta a desmontar la Carta Magna firmada en 1978 para tratar de «encajar» a Cataluña en la misma.

Este sería uno de los graves errores, ya que desataría un agravio respecto al resto de Comunidades Autónomas. De hecho, el modelo del PSOE y del PSC es llegar a un estado federal, pese a que la propia Constitución lo prohíbe en este momento. La máxima ley en España se realizó no para contentar a los nacionalistas e independentistas, sino para garantizar los derechos y libertades de todos los españoles, sin excepción.

Según el documento Ideas para una Reforma de la Constitución, realizado por 10 catedráticos de Derecho Constitucional y Administrativo, «si se persigue una solución específica para Cataluña, de carácter coyuntural y desgajada, no habremos solventado el problema a largo plazo», recoge El Economista. Este comité aborda hasta cinco reformas, sin dar privilegios a Cataluña. Asimismo, apuntan que sería deseable que los nacionalistas aportaran sus ideas y participaran activamente en la reforma.

No obstante, el portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, ha dicho afirmado que es favorable a una posible reforma de la Constitución si aborda «la cuestión vasca y catalana, el reconocimiento de Euskadi y Cataluña como naciones». Es decir, dividir España. Sin aparecer en el Congreso en el día en el que se celebra la Constitución, el nacionalista afirma que es «evidente la crisis en la que se encuentra la Constitución». «La posición del PNV es la misma que hace 39 años. Entonces nos abstuvimos por el no reconocimiento de la nación vasca y ese distanciamiento ha aumentado con la interpretación que se ha hecho de muchos de sus artículos, con recortes de competencias que habíamos pactado», ha afirmado.

Ahora que se habla de reforma, Esteban ha declarado que ésta «no puede ser para apretar las tuercas aún más a los nacionalismos catalán y vasco. En todo caso, si lo que se pretende es solucionar el problema, lo inteligente sería tratar de incorporar a aquellos que ya nos quedamos fuera del consenso constitucional».

«Hay un exacerbamiento del concepto de nación española en un sentido excluyente y negador de la existencia de otras naciones, y eso es un problema. Nosotros creemos que la solución va en otro sentido, en la línea, como ya hemos manifestado en otras ocasiones, de un concierto político. Igual que ya hay un concierto económico y una bilateralidad, habría que trasladar eso al ámbito político». También aboga el PNV por una modificación del sistema de garantías, «porque el Tribunal Constitucional ha demostrado no ser un árbitro neutral».

La conclusión es, según Esteban: «¿Reforma? sí, pero depende para qué. Si no es para abordar los dos grandes problemas, que son la cuestión vasca y catalana, el reconocimiento de Euskadi y Cataluña como naciones, pues me temo que no va a servir para nada y esa posible reforma solo va a conducir al fracaso».

Noticias Relacionadas: