PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Esgueva insiste en que no participó en las actuaciones de las eólicas

Comparece en la comisión de investigación de las Cortes y espera que todo se aclare en los juzgados

El exconsejero delegado de ADE Internacional (Excal), Alberto Esgueva, afirmó hoy en las Cortes que “no tuvo ninguna participación en los hechos de los que se me acusan, aunque los tribunales tendrán la última palabra”, y criticó el “sufrimiento y desasosiego” y el “descalabro familiar” que ha sufrido durante el proceso judicial de la trama eólica y el “sensacionalismo” de la prensa, que ya se extiende durante ocho años.

Esgueva criticó duramente que está padeciendo “pena de banquillo desde hace 8 años”, desde el Juzgado 4 de Valladolid y después con la acusación de la Audiencia Provincial “de forma injusta y sobre una base falaz”. Alberto Esgueva aseguró que “no vio irregularidades” en los procedimientos de concesión de parques eólicos, que estaban “perfectamente reglados”, aunque expuso que desde San Cayetano, la empresa que dirigía, solo jugaron el papel de socio inversor y el resto correspondió a «un partner muy bueno» como era Iberdrola.

Esgueva, que compareció de forma telemática desde Polonia, donde están sus negocios, en la Comisión de Investigación de las Cortes sobre las eólicas, el edificio de Arroyo de la Encomienda, los terrenos de Portillo y las sedes en el exterior, se acogió a su derecho a no declarar, hizo un alegato inicial, y se remitió al documento de la causa y su escrito de defensa ante la Audiencia de Valladolid, que posee PSOE, personado como acusación. Un retraso de diez minutos en su comparecencia llevó al procurador del PSOE José Francisco Martín a abandonar la comisión, y espetar que a su grupo no le toma el pelo “ningún presunto delincuente”.

Esgueva recordó que remitió su escrito defensa en agosto pasado a la Audiencia Provincial, donde ya están elevados los autos; y constató que el PSOE está personado y tiene “ingente información y me remito a lo ya declarado en los juzgados y en el escrito”

Alberto Esgueva consideró que “tiene nulo sentido” en un proceso que lleva ocho años vivo la formación de una investigación “paralela” a los tribunales, que lo único que puede contribuir a “obstaculizar” el proceso cuando “los escritos se presentaron hace una año”. “Se debería haber celebrado hace muchos años y nos hubiésemos ahorrado tanta prensa y pena de banquillo”, constató.

El ejecutivo sentenció que “nunca” ha violado ninguna información reservada. “No he obtenido ningún aprovechamiento personal, ni he causado daño alguno a la causa pública; ni he solicitado ni sugerido ninguna resolución a ningún funcionario para favorecerme a mi ni a terceras personas”.

Esgueva resaltó que San Cayetano ya estaba en el negocio eólico antes de su entrada en Excal, y rechazó las acusaciones de llevarse 47,1 millones, tras vender sus acciones en Energía Global Castellana, participada al 60 por ciento por Biovent Holding, filial de la eléctrica, y en un 40 por ciento por el Grupo San Cayetano, por 24.400 euros. “Es diametralmente falso”, no es lo mismo, dijo, capital social e inversión, y constató que su empresa avaló el 40 por ciento de las inversiones y tuvieron que endeudarse para poder afrontar el proyecto cuando facturaban 30 millones de euros.

Reseñó que uno de los puntos a cumplir para entrar en el negocio era contar con un partner local y “éramos una empresa número uno en el envasado en el mundo, exportábamos a más de 50 países” y “por eso nos eligieron, ya que los otros grandes grupos empreariales, familiares, dijo, como “Indal, Helios y Campofrío, “ya estaban”.

Esgueva afirmó que fue Iberdrola en una jornada de Empresa Familiar quien animó a las empresas locales a entrar en el negocio y “tuvimos la suerte de tener un partner muy bueno”, pero “invertimos lo que nos tocaba, y todo lo que se ha dicho no es cierto”.

Insistió en que para lograr la autorización administrativa se tenían que cumplir “muchos requisitos” y aclaró que al tener que pasar requisitos de diez o 15 organismo, “iniciabas muchos parques donde esperabas tener éxito” que tuvieron por su buen socios. “No veo irregularidad, era un tema totalmente reglado”, dijo.

Alberto Esgueva quiso aclarar también su paso por Excal donde, dijo, conoció al exviceconsejero Rafael Delgado, también imputado en la trama, al que vendió un piso en Comillas. “No he tenido una sociedad con el señor Delgado nunca”, dijo, para reseñar que le vendió el piso a precio de mercado en una operación lícita”. “Ustedes no pueden comprarse un piso por estar en la Cortes”, preguntó, para sentenciar que “no hay nada raro en la operación”.

Esgueva resumió que nunca tuvo nada que ver con la Consejería de Economía, salvo en su trabajo en Excal, que era una “empresa privada” y afirmó que cuando llegó se hacían dos misiones y contaban con 50 empleados, y cuando se fue, a mitad de mandato, desarrollaban 384. “Puse dinero de mi bolsillo”, aseveró, para afirmar que cuando salió y hubo una fiscalización de sus cuentas, no se detectó “ni un duro de difícil justificación”. “Ha eso me dediqué. Han pasado casi 17 años y seguimos hablando de los mismo”, resumió.

El exconsejero delegado Excal insisitó en que no cobró nunca de ADE, nunca ocupó ningún cargo de responsabilidad política, ni fue funcionario. Eso si, asumió que se marchó porque “tenía puntos de vista diferentes” y el entonces consejero Tomás Villanueva, que falleció, “no hablaba muy bien” de su persona. “Se han vertido muchas falacias, a ver si se aclaran en los juzgados, pero son ya muchos años”, apostilló.

En cuanto a su salto a Polonia, recordó que dejó Empresa Familiar y la dirección de San Cayetano y marchó a este país, con la creación de la inmobiliaria Kronos Global, para invertir 100 millones “con absoluta legalidad”. Una empresa en la que estaba también Germán Martín Giraldo, que impulsó Urban Proyecta, relacionada con las presuntas irregularidades del edifico de Arroyo y Portillo, con lo que “no tiene nada que ver”, dijo. Agregó que todas las grandes constructoras familiares de la Comunidad, “estaban ya con inversiones en Polonia” y eligió el Grupo Parqueolid para su salto.