España se prepara para la aplicación de la ‘Tasa Tobin’

España se prepara para la aplicación de la ‘Tasa Tobin’

11 octubre, 2016
|
Actualizado: 11 octubre, 2016 13:09
|

España y otros nueve países europeos tendrán que acordar antes de fin de año la puesta en marcha de la Tasa Tobin, un impuesto que grava las transacciones financieras.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, ha asegurado que Bruselas preparará una propuesta legislativa los diez países europeos que tendrán que fijar antes de fin de año la fecha para poner en marcha la tasa Tobin.

Junto a España se encuentran Italia, Alemania y Francia, formando así el núcleo de la nueva tasa, de la que no se han desvelado sus detalles. Los expertos consultados por INTERECONOMÍA.COM han señalado los efectos perjudiciales de esta tasa, ya que aumentarán los precios de las transferencias, una fuga de inversores, y la repercusión del impuesto al consumidor.

Fuentes europeas explicaron a Efe que, por este motivo, se decidió pedir a la Comisión Europea (CE) que presente una propuesta legislativa concreta para entrar en las complejas cuestiones técnicas que plantea la tasa Tobin discutirlas en profundidad y aclarar cómo hacer realidad este proyecto, cuya falta de avances amenaza su supervivencia.

«Todavía hay que hacer un análisis, se ha pedido a mis servicios que preparen un borrador legislativo -sobre la tasa Tobin- junto con el grupo técnico que esperemos que en las próximas semanas seamos capaces de presentar a los ministros«, dijo Moscovici antes de la reunión del Ecofin que mantienen los ministros europeos del ramo en Luxemburgo.

Pese a la incertidumbre que rodea al proyecto, del que ya se desvinculó Estonia y que de perder dos socios más -como las dudosas Bélgica y Eslovenia– no tendría el quórum necesario para ser puesto en marcha, Moscovici aseguró que «hay buenos progresos».

Mostró su esperanza en que se logre un acuerdo a finales de este año que haga posible «lo que sería la primera tasa a las transacciones financieras europea a diez«.

Moscovici defendió que mucha gente espera que el sistema financiero contribuya a la financiación de algunos bienes públicos, como el desarrollo o la lucha contra el cambio climático, y añadió que se está diseñando algo «al mismo tiempo ambicioso pero también realista, no contrario al espíritu de los negocios».

Pese a que el grupo se había dado hasta junio para decidir si realmente quieren o no seguir adelante con la iniciativa, los ministros decidieron entonces finalmente otorgarse más tiempo para ver si logran alcanzar un consenso para crear la también llamada «tasa Robin Hood» que fue propuesta al calor de la crisis.

El proyecto, que en un primer momento se planteó como una tasa en Europa que no llegó a prosperar, actualmente incluye a Alemania, Francia, Italia, España, Eslovenia, Austria, Portugal, Eslovaquia, Grecia y Bélgica.

.
Noticias Relacionadas: