Estafador Bernard Madoff reitera que sus hijos desconocían su fraude

Estafador Bernard Madoff reitera que sus hijos desconocían su fraude
Nueva York, 23 ene.- El estafador estadounidense Bernard Madoff insistió hoy en que actuó en solitario al cometer su épico fraude y defendió que sus hijos, ambos fallecidos, desconocían las ilegalidades que estaba cometiendo.

Bernard Madoff, con 76 años, cumple una condena de 150 años de cárcel después de reconocerse culpable en 2009 ante un juez de Nueva York por haber montado y mantenido la mayor estafa piramidal de la historia de Wall Street durante dos décadas, que él mismo cifró en unos 50.000 millones de dólares.

La cadena CNBC recibió hoy unos correos electrónicos que fueron enviados ayer y que representan las primeras declaraciones que hace el exfinanciero en un año.

Durante este tiempo, cinco de sus antiguos empleados han sido condenados por su implicación en el fraude y falleció de cáncer su hijo Andrew, el único que le quedaba vivo después que Mark Madoff se suicidara en 2010.

"Aunque es muy difícil vivir con el dolor que he infligido a tantos, no hay nada comparable con el nivel de pena que padezco por la pérdida de mis hijos Mark y Andy", dijo en estos nuevos correos.

Un día antes de ser detenido, Madoff reunió a sus hijos y les contó que el verdadero éxito de su firma de inversión consistía en captar constantemente nuevos clientes para destinar su dinero al pago de los intereses prometidos a los más antiguos.

Tanto Andrew como Mark trabajaban como directivos de la empresa de inversión de su padre, Bernard L. Madoff Investments & Securities (BLMIS), aunque siempre rechazaron haber estado implicados en la multimillonaria estafa.

Ambos decidieron entregar a su padre a la justicia cuando éste les confesó las dimensiones de la estafa piramidal en 2008 y las multimillonarias pérdidas ocasionadas a los clientes de la compañía.

"Vivo sabiendo que ellos nunca me perdonaron por traicionar su amor y confianza. Intenté contactar con ellos para explicarles las circunstancias que causaron mi traición, pero ellos no pudieron encontrar la manera de perdonarme. Entiendo su negativa", aseguró.

"El hecho -continuó- de que estuviera tratando de proteger nuestra familia al privarlos de cualquier conocimiento o implicación en mi mal comportamiento todavía hoy no me deja perdonarme a mi mismo".

En un correo diferente, Madoff perseveró en justificar que engañó a su familia, a sus empleados y a la Comisión del Mercado de Valores (SEC) para que creyesen que sus ventas de acciones, que luego resultaron ser ficticias, se llevaban a cabo en una plataforma electrónica en el extranjero conocida como PRIMEX.

"Como la SEC estaba al tanto del modo de trabajar de PRIMEX, de su alcance global y de su capacidad para ejecutar las ventas sin ninguna firma conectada al sistema, esta explicación tenía mucho sentido para ellos", explicó.

El fideicomiso designado por el tribunal, Irving Picard, demandó a los hijos de Madoff al considerar que sabían o debían haber sabido sobre la estafa, basándose en el dinero que recibían de la firma de su padre.

Ellos alegaron que no podían haber conocido el fraude porque ocurrió en una parte de la empresa en la que no tenían una implicación. EFE

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia S.L. 2016®