Exministro implica a los servicios secretos en la corrupción de Sonatrach

Exministro implica a los servicios secretos en la corrupción de Sonatrach

02 abril, 2016
|
Actualizado: 02 abril, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Argel, 2 abr.- El ex ministro argelino de Energía y Minas Chakib Jelil, acusado de participar en un escándalo de corrupción que afectó desde 2010 a la compañía nacional de petróleo Sonatrach, implicó a los servicios secretos (DRS), a los que acusó de planear un complot.

El exministro (1999-2010) y antiguo hombre de confianza del presidente, Abdelaziz Buteflika, precisó que no posee «ninguna información o expediente» para demostrar su inocencia y que confió en el DRS.

«Había varios especialistas del DRS que trabajaban en Sonatrach y que tenían todas las informaciones. No les impedimos obtener esos expedientes porque confiábamos en ellos, sin embargo tenían otros planes y objetivos», declaró.

«No tengo ninguna otra nacionalidad, todo ha sido una conspiración. Intentaron borrar todo lo (bueno) que hice por mi país», se quejó Jelil, quien en 2013, al estallar el escándalo, huyó a EEUU y regresó al país semanas atrás en medio de un gran polémica.

«Cuando me fui a EEUU pensé que iba a volver rápidamente pero no me esperaba todo esto. Crearon la historia de la (falsa) nacionalidad y del pasaporte», dijo durante una entrevista en una televisión nacional.

Jelil indicó que el objetivo de su vuelta no es ni la venganza ni la necesidad de responder a la parte que le había acusado, sino su familia, que vivió una época «difícil».

«Hay que mirar adelante y al futuro y mejorar la situación económica y social del país», señaló Jelil, quien se mostró dispuesto a colaborar para sacar al país de la triple crisis que le amenaza.

El exministro regresó a Argelia el pasado 17 de marzo en un vuelo procedente de París, y fue recibido por un importante dispositivo de seguridad en el aeropuerto de la ciudad occidental de Orán.

Aterrizó en una época marcada por la incertidumbre política nacional debido a la incertidumbre sobre el verdadero estado de salud de Buteflika, de crisis económica por la abrupta caída de los precios del petróleo y de inestabilidad regional y local por el auge del yihadismo.

«Estoy dispuesto a apoyar en ese sector (económico) o cualquier otro ámbito, ahora hay problemas en Argelia y puedo ofrecer toda mi experiencia», precisó.

Además de dirigir el ministerio de energía durante varios años, en los que al parecer favoreció supuestamente el cobro de sobornos a cambio de la concesión de contratos, Jelil también fue entre 2001 y 2003 presidente de la empresa estatal Sonatrach, que monopoliza el negocio de los hidrocarburos en el país.

A principios de 2013, el fiscal general de Argel, Belkacem Zermati, ordenó su arresto en el marco de la instrucción del caso «Sonatrach II».

Además del exministro, en la lista de acusados está su mujer y sus dos hijos, además de Farid Bedyaui, supuesto mediador en las operaciones a través de una compañía pantalla en Hong Kong, Reda Hemche, exdirector del gabinete del director general de Sonatrach, y a otros tres empresarios.

En cuanto a los negocios en Italia, Suiza y EEUU, Jelil precisó que no será en ningún momento interrogado sobre los detalles de estos expedientes, en particular el proceso que está en curso en Milán.

Jelil garantizó además que todos sus bienes son el fruto de su trabajo durante veinte años en el Banco Mundial y en Argelia.

Hace dos días, un vídeo que circuló por las redes sociales mostró cómo varias personas perseguían el coche en el que viaja Jelil por el centro de Argel y gritaban «Juzgad a Chakib Jelil». EFE

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD