PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Edificio de Telefónica en AlemaniaEdificio de Telefónica en Alemania./EFE

EyeOs, la «startup» de Telefónica, quiebra

EyesOs, la startup de Telefónica comprada en 2014, ha sido absorbida por Telefónica Investigación y Desarrollo tras encontrarse en disolución sin liquidación. 

PUBLICIDAD

Según el Boletín Oficial del Registro Mercantil, BORME, la decisión se adoptó el pasado 29 de junio, cuando los socios únicos de ambas empresas aprobaron su fusión mediante absorción. Las condiciones de la operación son «con disolución sin liquidación de la sociedad absorbida, y traspaso en bloque y a título universal de su patrimonio».

EyeOS, la startup comprada a Pau García-Milá, costó a la operadora 17.500 euros. No obstante, realizó después una ampliación de capital de casi tres millones de euros para hacer frente a las pérdidas. Telefónica desconectó esta startup a finales de 2016 ya que solo registraba números rojos por su escritorio en la nube. A cierre de 2015 realizó una ampliación de capital de 2,6 millones, y tuvo que reservar otros 2,3 millones en 2016. El negocio iniciado con solo 17.500 euros pasó a costar a las arcas de Telefónica un total de casi 5 millones de euros. Ahora se encuentra con una ampliación de capital para salir de una situación de causa de disolución. El valor neto de la compañía es de 2,5 millones, mientras que no se ha dado a conocer la cifra correspondiente a 2016.

La empresa emergente, creadora de un escritorio de ordenador en la nube, fue adquirida por Telefónica en 2014. Cuando anunció la compra, la multinacional aseguró que la tecnología de EyeOs, con la que colaboraba desde 2010, le permitiría presentar un servicio de virtualización de escritorio de código libre y reforzar su oferta actual de software como servicio (SaaS), lo que supone una solución para las pymes y las administraciones públicas.

PUBLICIDAD

No obstante, esa línea de negocio no dio los resultados esperados y en diciembre pasado el director de Innovación de Telefónica, Gonzalo Martín Villa, confirmó que la operadora había dejado de comercializar sus productos.

«Hemos cerrado cosas. No vale tener mentalidad de ‘startup’ y no cerrar cosas. Hay que ser honesto. Hay cosas que han funcionado y otras que no», dijo entonces Martín Villa en un encuentro con la prensa.

También reconoció que cuando Telefónica compró la emergente en 2014, ya estaba en «una situación muy complicada» y que no han sido capaces «de llevarlo a que crezca».

PUBLICIDAD