PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Familia pide al Gobierno central que lidere el cierre de los lupanares

Isabel Blanco reclama más fondos para la conciliación y ayuda a las mujeres víctimas de violencia

La Junta de Castilla y León pidió hoy al Gobierno más fondos para los programas de conciliación y corresponsabilidad de las familias y para la atención a mujeres víctimas de violencia de sexo y deman que lidere el cierre de prostíbulos en España.

Así se lo trasladó hoy la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, a la ministra de Igualdad, Irene Montero, en una reunión por videoconferencia con los representantes de Comunidades Autónomas en la que se abordaron ambos asuntos y la Junta detalló sus programas al Gobierno.

En un audio difundido por la Junta, Blanco explica que se trasladó a la ministra los programas cheque servicio de ayuda para la contratación de un cuidador para un menor positivo confinado y de ayuda a domicilio para la contratación de un cuidador en caso de cuarentena por contacto con un positivo, éste último decreto convalidado ayer por las Cortes.

“Lo importante es poner encima de la mesa realidades y no proyectos de futuro”, resumió la consejera en relación a que los padres de un menor positivo puede coger la baja pero no es así en caso de que su hijo tenga que guardar cuarentena por contacto estrecho con un contagiado por el coronavirus.

Respecto de la violencia hacia las mujeres, la consejera manifestó que las comunidades autónomas que apostaron por el cierre de los prostíbulos han expresado la imposibilidad ante la falta de legislación, por lo que apostó por una ley integral, un “paso más” y no solo la modificación de la ley de Protección de Libertad Sexual en la que trabaja el Ministerio.

En esta línea, Blanco demandó a la ministra Montero que sea su Ministerio quien lidere el cierre de prostíbulos y trasladó el problema que la comunicaron las asociaciones en el sentido de que cuando se cierran esos locales los servicios se realizan en pisos y se pierde el contacto con la red de ayuda.

La consejera manifestó que en Castilla y León no existe un aumento significativo de violencia de género y que el número de mujeres en las plazas disponibles es más o menos el mismo y, ante la preocupación expresada por la ministra de su acceso a la Administración, opinó que es importante mecanismos para su entrada pero también para su salida y reincorporación a la normalidad.

Por último, destacó que Castilla y León fue pionera con una ley con objetivo de violencia cero y en la que se incluye la trata y explotación sexual de mujeres ente las distintas formas de violencia.