Programas del sabado
Recorte en las pensiones y trabajar a tiempo parcial en la jubilación

Recorte en las pensiones y trabajar a tiempo parcial en la jubilación

24 octubre, 2016
|
Actualizado: 24 octubre, 2016 14:15
|
PUBLICIDAD

El director de Fedea, Ángel de la Fuente, ha asegurado que España se enfrenta a una «situación delicada» las próximas décadas, con pensiones inferiores en relación al salario.

Durante la presentación de un informe sobre «Desigualdades de género en el mercado laboral», De la Fuente ha explicado que «la situación a la que nos enfrentaremos en las próximas décadas es delicada«, con pensiones que serán menores en relación al salario.

«Uno de los colchones que tendremos será permitir que la gente trabaje a tiempo parcial» mientras percibe su pensión de jubilación.

Por otro lado, Ángel de la Fuente se ha mostrado a favor de que los jubilados perciban el 100% de la pensión, pero solo trabajar a «tiempo parcial».

La medida difiere de la prometida por la ministra de Empleo, Fátima Báñez, la semana pasada, en la que aseguró que se levantará el castigo fiscal a los jubilados trabajadores, ya que solo cobran hasta ahora el 50% de la pensión y declaran el respectivo IRPF.

 

En el mismo sentido, el subdirector de Fedea, Jose Ignacio Conde-Ruiz, ha añadido que esta medida permitirá «retener a personas que, por algún motivo, la empresa quiere que sigan trabajando» y que serán «complementarias con los jóvenes«, algo que, aunque en la actualidad «puede chirriar con el paro que hay, no lo hará».

«Hay que pensar con la mente de aquí a 30 años», ha dicho, ya que «habrá 8 millones más de jubilados y 8 millones menos de trabajadores«, ha dicho Conde-Ruiz, quien ha considerado que «mucha gente, cuando llegue a jubilarse, no habrá ahorrado lo que quería y, con una salud que será mejor, se planteará «pasar de 40 horas semanales de trabajo a 20, después 15, después 5«.

«Habrá que pensar en el propio capital humano, ya que estaremos activos por más tiempo«, ha concluido. Esta medida, que el Gobierno llevará a la comisión parlamentaria Pacto de Toledo para su estudio, permite continuar trabajando más allá de la edad de jubilación al tiempo que se recibe el total de la pensión (actualmente es posible hacerlo percibiendo el 50%).

Cuotas obligatorias de mujeres en los consejos de Administración

Acabar con la discriminación femenina en el mercado laboral requiere de medidas que rompan el monopolio masculino en los puestos directivos, como la imposición de cuotas obligatorias de representación femenina en los consejos de administración.

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) ha presentado hoy un informe en el que detalla que la brecha laboral de las mujeres supone «una pérdida de fuerza laboral y de talento que no se puede permitir».

Por ello, recomienda establecer cuotas de género de manera gradual y de carácter temporal en los consejos de administración, así como un sistema transparente de plazos de implementación y sanciones por su incumplimiento.

Fedea pone como ejemplo el resultado de la experiencia italiana, que impuso (bajo sanción) cuotas de género en los consejos de las empresas publicas y de las que cotizan en bolsa, con una implantación gradual en tres años y temporal (durante tres mandatos).

Con ella, la presencia de consejeras pasó en cinco años de representar el 6% al 30% del consejo, ha mejorado la gobernanza con mejores procesos de selección y ha tenido un impacto positivo en la cotización bursátil de las empresas.

En España, a juicio de Fedea, las mujeres están claramente infrarrepresentadas en las posiciones de poder y liderazgo, tanto en el ámbito público (aunque en línea con la media europea) como en el privado (significativamente peor que en el resto de Europa).

En concreto y pese a que ha mejorado la situación en los últimos años, en las empresas menos del 17% de los consejeros son mujeres (por debajo de la media europea) y la brecha salarial se amplifica en los sueldos más altos.

Además de la mejora de la representación de las mujeres en los puestos de dirección, para Fedea es necesario mejorar las condiciones laborales que permitan compaginar la maternidad con el trabajo.

Según el informe, las mujeres están mejor preparadas que los hombres para enfrentarse al mercado laboral y aunque su participación en él se sitúa ya en la media de la UE, las condiciones laborales son inferiores y asumen el peso de las tareas domésticas y familiares.

Como soluciones, Fedea recomienda mejorar la cobertura pública de la etapa educativa de 0 a 3 años y la flexibilidad laboral en términos de jornada y lugar de trabajo.

Además, considera necesario trabajar en la implicación de los padres, con permisos de paternidad intransferibles, un periodo obligatorio (de 1 o 2 días) o incentivar su disfrute premiando a la madre con más tiempo o remuneración.

La incorporación de las mujeres al mercado laboral ha pasado del 35% de las que había en edad de trabajar en 1985, al 68% de las 15,3 millones de las que hay en la actualidad (por encima de la media de la UE).

Aunque la diferencia entre el porcentaje de trabajadores y trabajadoras está en la media de la UE, el informe incide en que «hay margen de mejora en las generaciones de menos de 30 años», porque, aunque están mejor preparadas, su participación laboral es menor.

Así, el 67% de las mujeres de entre 20 y 50 años ha completado la educación secundaria, frente al 58% de los hombres; y el 43% de las féminas tiene estudios terciarios, ante el 36% de los varones.

Además, la brecha educativa a favor de las mujeres se amplifica en las generaciones más jóvenes.

No obstante, la maternidad se perfila como uno de los factores que perjudican su participación en el mercado laboral, puesto que supone una desconexión y porque asumen el peso de la crianza.

Según sus datos, la distribución de las tareas domésticas por género es sumamente desigual, ya que las mujeres dedican diariamente 2,5 horas más a la casa e hijos que los hombres, 1,4 horas menos al trabajo y 1 hora menos a su ocio.

En cuanto a las condiciones laborales de las mujeres, el subdirector de Fedea, Jose Ignacio Conde-Ruiz, ha explicado que la tasa de paro es mayor que en los hombres, y también es más alta la de temporalidad y la de parcialidad no deseada, al tiempo que la brecha salarial es del 20%.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD