Fernando Esgueva dice en las Cortes que se desvinculó de las inversiones eólicas

Fernando Esgueva dice en las Cortes que se desvinculó de las inversiones eólicas

El PSOE insiste en que la comisión de investigación es "un montaje de PP y Cs"
05 noviembre, 2020
|
Actualizado: 05 noviembre, 2020 19:57
|

El expresidente de Parque Empresarial de Portillo S.L., Francisco Esgueva, afirmó hoy que decidió desvincularse de los negocios eólicos, en los que permaneció apenas unos meses, porque “no lo veía claro” y consciente de que “nos iba a complicar mucho la vida”, apostó por centrarse de manera exclusiva el cartón a través de Industrias San Cayetano S.L.

Esgueva acudió a la comisión de investigación de las Cortes sobre las eólicas, el edificio de Arroyo de la Encomienda, los terrenos de Portillo y las sedes en el exterior, donde explicó que fue en el año 2004 cuando Industrias San Cayetano decidió “diversificar su actividad” con su incursión en el sector energético “siguiendo los consejos que se comentaban en las jornadas organizadas por la Asociación de Empresa Familiar” a la que pertenecía.

Así lo hicieron también otras empresas pertenecientes a esta asociación que decidieron “asumir esta inversión” a partir de los “comentarios entre empresarios” y conocedores de que, en aquel momento y ante el auge del sector energético, se trataba de un ámbito que era “más negocio que lo que estaba haciendo”, en relación a la actividad habitual.

Esgueva recordó que en el año 2004 se suscribió un primer acuerdo con la empresa Preneal “que concluyó a principios de 2006” y por otro lado con Biovent, del grupo Iberdrola, a finales en 2004 aunque el propio Esgueva e Industrias San Cayetano S.L. (de la que era socio mayoritario) decidieron abandonar este negocio porque “no veíamos clara la evolución a corto plazo” lo que se consideró que podría “afectar a la financiación del negocio de cartón” al que aseveró haber seguido dedicándose “en cuerpo y alma” desde entonces.

Fue su hermano, Albergo Esgueva, quien desde entonces se quedó al frente del proyecto de Biovent, “a través de las diferentes sociedades mercantiles”,  por lo que rechazó haber obtenido “rendimiento alguno” en la operación de Biovent Iberdrola en la venta del año 2008. Pese a ello, Esgueva dijo estar viviendo “un calvario desde entonces” aun habiendo abandonado la operación “a principios de 2005” con lo que no resultó “beneficiario de lo acontecido en la operación”.

“Mi actividad y esfuerzo lo seguí dedicando al negocio del cartón”, defendió Esgueva, quien se felicitó de que a día de hoy Industrias San Cayetano cuenta con más de 230 trabajadores en plantilla “después de muchas vicisitudes”, dijo. “He venido siendo objeto de presuntas descalificaciones injustas y sigo sentado en el banquillo”, motivo que aseveró le llevó a acogerse a su derecho a no responder a las preguntas de los portavoces de los diferentes grupos parlamentarios en las Cortes.

Pese a trasladar este deseo de no responder a los grupos, Esgueva, respaldado y aconsejado en todo momento por su asesor, sí declaró a las peticiones de los portavoces, ante los que insistió que Industrias San Cayetano S.L. ha tenido “un montón de empresas con distintos apellidos” y desde que su hermano Alberto dejó de trabajar en la compañía de cartón en España fue el propio Francisco Esgueva quien se convirtió en socio mayoritario de Industrias San Cayetano y su hermano se dedicó “a otros” negocios, con lo que a finales de 2004 liquidó su parte para “centrarme en el cartón”.

La portavoz del Grupo Mixto (Podemos), Laura Domínguez, se interesó por el “trasvase” mensual de dinero desde Industrias San Cayetano a otros países como Suiza, Suecia o Finlandia, un aspecto investigado por la Agencia Tributaria, algo que Esgueva atribuyó a “la compra de papel” y de maquinaria a Suiza, Alemania o Gran Bretaña. “Que yo sepa, no hemos hecho pagos extraños a países” además de que dijo no tener constancia “de ese problema” con Hacienda.

El portavoz de Cs, Francisco Javier Panizo, preguntó quiénes eran quienes hacían las recomendaciones por entrar en el negocio eólico, porque estimó que “hay algo que no cuadra”, ante lo que Esgueva explicó que “eran comentarios entre empresarios” e incidió en que decidió salir del negocio eólico además de que insistió en que con su hermano “nuestras vidas van bastante dispares”, declaró, con lo que se desvinculó de posibles operaciones posteriores a 2005. “No tengo nada que ver y no sé cómo se hacía ni por qué”.

El portavoz del Grupo Popular, José Alberto de Castro, se cuestionó cómo, pese a no tener contacto con el sector eólico, se contactó con un socio “tan potente” como Iberdrola y cómo esta empresa escoge a la compañía, además de que se refirió a que “deja lugar a la duda” la operación después de que Alberto Esgueva declarara en esta misma comisión de movimientos de capital de 94,5 millones de euros desde Industrias San Cayetano. “Algunas divisiones son de Albergo desde 2004 y puede tener relación, pero lo desconozco”, insistió Francisco Esgueva.

Por su parte, desde el Grupo Socialista, José Francisco Martín criticó que, pese a que el compareciente se acoge a su derecho a no declarar, el “montaje” de PP y Cs le permite intervenir “lo que le dé la gana” y para responder “a lo que le da la gana” en lo que es “la perversión” de la comisión de investigación. A juicio de Martín, el compareciente dio “dos llaves” que abren “las espitas” de dos de los temas de la comisión: por un lado, consideró que “a nivel muy bajo” era el director general de Industria, Alberto Tobalina, quien “dio paso” a lo sucedido en el polígono de Portillo y, en relación a las eólicas, hay “empresarios de verdad y muy buenos”, además de otras personas, que daban entrada a “esta trama” desde la Asociación de Empresa Familiar “desde donde se comentaba esta posibilidad” ante lo que Martín trasladó su “preocupación”.

En relación a los terrenos de Portillo, hizo un repaso cronológico de lo ocurrido y recordó que fue en 2006 cuando se empezaron a comprar los terrenos ante lo que se buscó un socio inversor inmobiliario, que fue Parqueolid con quien se empezó a comprar con la idea de hacer “cosas diferentes”, de manera que en esos terrenos se ubicaran empresas que requerían de “grandes terrenos” así como mucha energía eléctrica y se dejara “una franjita” para empresas de Portillo, fundamentalmente de sectores como los mantecados o la cerámica.

Las “desavenencias” con el socio, fundamentalmente por la dimensión de las parcelas, llevaron a la búsqueda de otro socio y rechazó que San Cayetano hubiera invertido allí.

El portavoz ‘popular’ requirió conocer los motivos por los que se eligió Portillo y quién decidía los terrenos para el Parque Empresarial así como las parcelas para su recalificación. “Era la zona al lado de donde nos estábamos implantando, parecía coherente que otros no pasaran lo que habíamos pasado -en relación al agua o el gas-” además de que era un enclave que “estábamos disfrutando”.

Aunque dijo no recordar el precio de compra medio de los terrenos, aseveró que en estos casos “al principio es muy barato y luego ya desorbitados” y tras las peritaciones pertinentes, la Junta adquiría “a precios de mercado” pensando que “iba a haber un polígono y enfrente algo más”, dijo. “La pena es que eso siga en barbecho”, sentenció.

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: