Filadelfia humaniza a los padres fundadores de Estados Unidos

Filadelfia humaniza a los padres fundadores de Estados Unidos

08 junio, 2016
|
Actualizado: 08 junio, 2016 0:00
|

Irene Benedicto

Filadelfia (EEUU), 8 jun.- Bailar en el salón donde el primer presidente de EEUU, George Washington, celebró su aniversario de bodas o brindar con el padre fundador Benjamin Franklin son algunas de las propuestas de Filadelfia para celebrar los 240 años de la Declaración de Independencia de las trece colonias británicas.

Con el primer museo de la Revolución Americana a punto de abrir sus puertas, con visitas teatralizadas y con comidas de la época, la ciudad despliega un operativo para celebrar por todo lo alto la efeméride que se cumplirá el 4 de julio, día de la fiesta nacional.

Así, Filadelfia lanza numerosas propuestas paralelas con tal de humanizar el cúmulo de historia que se concentra en la ciudad, cuna de Estados Unidos.

«Es muy difícil poner rostro a la guerra o a la revolución, pero cuando tienes delante sus objetos personales te das cuenta de que fueron muy reales», explicó a Efe la responsable de relaciones públicas del Museo de la Revolución Americana, Alex McKechnie.

La idea nace ante el riesgo de que los llamados padres fundadores de los Estados Unidos se convirtieran en «personajes de ficción» para las generaciones más jóvenes, ya que, a pesar de estudiarse en las escuelas, a menudo no se profundiza en las figuras.

Mosquetones y espadas, plumas y catalejos, mapas y hasta una reproducción a escala real de barcos de guerra con los que se luchó en la Revolución Americana son algunas de las piezas que darán vida a la historia que se suele leer en los libros de texto.

Pero más allá del museo, la ciudad se reivindica como epicentro histórico con la campaña «Érase una vez una nación», que propone una ruta alternativa por el centro histórico de Filadelfia, que a menudo se visita de forma superficial.

Por ejemplo, entre las propuestas para redescubrir los lugares más emblemáticos se cuenta una cena al estilo del siglo XVIII seguida de una incursión nocturna en el llamado Independence Hall, donde se debatió y adoptó la Declaración de Independencia de EEUU.

Una cena a la que acude Benjamin Franklin, con el que los asistentes podrán compartir mesa.

En una recreación teatral, los padres fundadores de la nación, entre los que se cuentan John Adams, Benjamin Franklin, Thomas Jefferson o James Madison, debatirán a viva voz ante los visitantes sobre cómo redactar una Constitución imperecedera.

Otra propuesta pasa por la casa de los Powel, un adinerado matrimonio de amigos íntimos del primer presidente George Washington y su esposa, Martha.

Tal era la amistad entre ambos matrimonios, que los Washington celebraron su 20 aniversario de bodas en un gran salón de la mansión de los Powel, amplio y apto para grandes bailes, un arte que se le resistía al primer presidente y en el que invirtió horas de ensayo.

Además de las visitas a edificios emblemáticos, un ejército de cuentacuentos diseminados por todo el casco antiguo y, sentados en lugares estratégicos, contarán historias cortas sobre lo que pasó justo en ese punto, para que su audiencia pueda imaginar a los personajes históricos en acción.

El papel de la mujer en los orígenes de la nación es el principal objetivo de otras propuestas, como la casa donde una costurera llamada Betsy Ross cosió la primera bandera de EEUU, a escondidas por el peligro a ser considerada traidora al Imperio Británico.

Si Filadelfia fue capital de EEUU en el pasado, este julio se convertirá en el centro del Partido Demócrata, que celebrará aquí su convención nacional para elegir a la ex secretaria de Estado Hillary Clinton como candidata a presidenta en las elecciones de noviembre.

Así, la ciudad aprovecha ese importante evento político para unir pasado y presente con propuestas como la de la compañía «Filadelfia a pie», que ofrecerá a partir de la próxima semana un tour inspirado en los dos aspirantes demócratas a la Casa Blanca.

«Encontramos todos los elementos de la campaña en los valores fundacionales del país», explicó a Efe Ed Mauger, fundador de «Filadelfia a Pie».

El tour dedicado a Hillary Clinton ofrece un enfoque más actual a la visita a las casas de Betsy y los Powel, donde «las mujeres inteligentes aprendieron a ejercer su influencia», según Mauger.

Eliza Powel -recuerda Mauger- fue la mejor amiga y la persona con mayor influencia sobre George Washington, ya que incluso le convenció para presentarse a un segundo mandato.

En cambio, para el tour dedicado a la candidatura del senador Bernie Sanders, gran rival de Clinton en las elecciones primarias, el guía acudirá al primer banco creado en EEUU, «donde se hubieran hecho las manifestaciones en el movimiento contra Wall Street».

Asimismo, para reflejar las diferencias sociales de la época, el tour de Sanders paseará por los puntos de reunión de la clase alta así como por los barrios de la clase trabajadora, como el Elfreth’s Alley, residencia de colonos, artesanos y artistas, y que todavía conserva las mismas fachadas del siglo XVIII.

«Todo empezó en Filadelfia -repite Mauger, que guía a turistas por la ciudad desde hace más de 30 años-, pero se puede explicar de muchas maneras». EFE

Noticias Relacionadas: