PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

11 bancos europeos no aguntarían dos meses una situación extrema de liquidez y la mitad de 103 caería en 4 meses

Los bancos internacionales o que son importantes para la estabilidad del sistema financiero están más expuestos que los minoristas que cuentan con una base mas fiel de clientes, según el BCE

La «gran mayoría de los bancos que supervisa directamente el Banco Central Europeo (BCE) tiene posiciones de liquidez cómodas» pese a algunos problemas que requieren más atención. 11 de ellos, sin embargo, no superarían dos meses de situación extrema.

PUBLICIDAD

Este es el resultado del ejercicio de supervisión que el BCE realizó este año a los 103 bancos que supervisa directamente y que publicó hoy.

La prueba de resistencia de 2019 de la supervisión bancaria del BCE ha sido un análisis del riesgo de liquidez.

Los impactos simulados en el ejercicio fueron calibrados en relación a la experiencia en supervisión ganada en recientes episodios de crisis, sin ninguna referencia a decisiones de política monetaria.

PUBLICIDAD

El análisis se centró en el posible impacto que tendrían choques de liquidez propios en cada banco individual, pero no analizó las causas de esos choques o el impacto de turbulencias de mercado mayores.

La mitad de los 103 bancos que participaron en el ejercicio dijo que podría sobrevivir más de seis meses ante una situación adversa y más de cuatro meses ante una situación extrema.

El BCE define periodo de supervivencia como el número de días que un banco puede continuar operando usando efectivo disponible y garantías sin acceso a los mercados de financiación.

El 90 % de los bancos dijo que podría sobrevivir más de dos meses, incluso, en una situación extrema.

PUBLICIDAD

Sólo once bancos dijeron que su periodo de supervivencia sería menor de dos meses en una situación extrema.

Los bancos internacionales o que son importantes para la estabilidad del sistema financiero generalmente se ven más afectados que otros por impactos de liquidez propios porque dependen de fuentes de financiación menos estables como depósitos mayoristas y de empresas, que presentaron tasas de salidas de liquidez más altas en el ejercicio.

Los bancos minoristas se verían menos afectados porque tienen una base de depósitos más estable.

Pese a que la situación general es buena, algunos bancos pueden subestimar el impacto que podría tener en sus posiciones de liquidez una bajada de su calificación de riesgo y, en general las salidas de liquidez esperadas parecen bajas en caso de una bajada de la calificación.

Los periodos de supervivencia en divisas como el dólar y la libra son más cortos que los calculados en euros.

Algunos bancos hacen recurso de la financiación mayorista a corto plazo denominada en esas divisas y otros dependen de que siga funcionado el mercado de swap de intercambio de divisas.

Las filiales de bancos de la zona del euro domiciliadas fuera del área presentan periodos de supervivencia más cortos que las que están dentro.

Es común que las filiales dependan de una financiación dentro del grupo o de la matriz, pero esto les puede crear riesgos en otras jurisdicciones.

El BCE va a discutir con los bancos algunas estrategias para mejorar la situación.

Algunos bancos podrían movilizar garantías además de los colchones de liquidez disponibles para asegurar financiación extra en tiempos de necesidad.

Los supervisores discutirán las conclusiones de forma individual con los bancos como parte de la revisión de supervisión anual y el proceso de evaluación.

Estos resultados no afectan a las exigencias de capital a cada banco, sino que informan de la gestión del riesgo de liquidez de los bancos.