PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Quim Torra y Pedro Sánchez en una reunión en la Moncloa. | EFE

A ERC le importa un ‘comino’ España, pero el Gobierno catalán pedirá este año 10.257 millones a todos los españoles

El gobierno catalán prevé pedir este año al Fondo de Facilidad Financiera (FFF), que se nutre de los impuestos de todos los españoles, un total de 10.257 millones de euros, frente a los 8.047 millones solicitados a este mecanismo de liquidez en 2019 y eso que a ERC, partido que gobierna en coalición en Cataluña con los separatistas del PDeCAT, que acusan a España de antidemocrática, les importa un comino la gobernabilidad de España, según su diputada Montserrat Bassa.

PUBLICIDAD

En ejecutivo catalán ha aprobado en su reunión de este miércoles la solicitud de adhesión a este mecanismo de liquidez para 2020.

Tras varios años en el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), el Govern logró en 2019 abandonar este fondo y adherirse a una fórmula de financiación más laxa como el FFF, autorizada para aquellas comunidades que cumplen con los objetivos de déficit y deuda y con el período medio de pago a proveedores.

Como el Estado ha determinado que las comunidades deben cerrar el equilibrio presupuestario en 2020, es decir, sin déficit, prácticamente todo el importe solicitado al FFF sirve para cubrir vencimientos de deuda, y buena parte de los fondos solicitados corresponden a préstamos pedidos al FLA o otros mecanismos similares desde 2012.

PUBLICIDAD

En concreto, según consta en una presentación para inversores internacionales hecha en diciembre por el departamento de Economía, de los 10.257 millones solicitados al FFF, un total de 7.681 millones servirán para cubrir vencimientos de deuda de los mecanismos de liquidez habilitados por el Estado, es decir, para devolver dinero pedido en años anteriores al FLA.

Asimismo, en 2020 la Generalitat afronta el vencimiento de 1.030 millones de euros en bonos.

La Generalitat cumplió en 2018 por primera vez en un mismo ejercicio con los tres objetivos de estabilidad presupuestaria fijados por ley: déficit (0,44 %), deuda (34 %) y regla del gasto (1,6 %), y ello le permitió el acceso al FFF.

Por otra parte, el Govern contempla que alguna agencia de calificación crediticia pueda situar en un futuro más o menos cercano la deuda catalana en grado de inversión, y por ello no descarta volver a los mercados financieros a lo largo de 2020 con una emisión de bonos verdes. 

PUBLICIDAD