PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
María Dolores Dancausa, consejera delegada de BankinterMaría Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter.

Bankinter pide todo lo contrario de lo que propone el PSOE

La consejera delegada del banco, María Dolores Dancausa pide un gasto público "frugal" y una bajada "generosa" de impuestos

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, confía en que de las próximas elecciones salga un Gobierno estable que tome las medidas oportunas para afrontar la desaceleración y que, en su opinión, se resumen en ser «frugales» con el gasto público y «generosos» con la reducción de impuestos.

PUBLICIDAD

La máxima ejecutiva de la entidad ha advertido de que España debe reducir sus niveles de deuda pública, cercanos al 100 % del PIB, y de desempleo, porque no entiende que un país con estas capacidades tenga estas tasas tan altas.

También ha pedido en la rueda de prensa de resultados reformar el sistema de pensiones y la educación para evitar que se enseñen unas cosas u otras en función de la autonomía en la que uno viva.

Dancausa ha insistido en que la desaceleración económica afecta no sólo a España sino al resto de la Eurozona, aunque ha explicado que «no se ha trasladado aún a la economía real», pues en el caso de Bankinter se mantiene la demanda de crédito y también de hipotecas, negocio que la entidad sigue considerando rentable.

PUBLICIDAD

Aún así, hay algunos indicios, como que a la entidad les está costando más recobrar algunos impagados, «aunque no es alarmante».

Ni siquiera en Cataluña, donde a pesar de los disturbios de los últimos días, Bankinter asegura que no ha notado una caída del negocio en esta región, que aporta el 12 % al banco, con 6.000 millones de euros en inversión y 4.000 millones en depósitos.

Al igual que Bankia y Santander, Bankinter no se plantea cobrar a los clientes particulares por sus depósitos, ni siquiera en el segmento de banca privada, y deja este extremo para las grandes corporaciones, a las que traslada el coste desde hace tiempo.

Bankinter asegura que siempre ha destacado en el negocio hipotecario, pero trimestre a trimestre sigue aumentando sus provisiones para hacer frente a posibles reclamaciones judiciales por las hipotecas multidivisas vendidas en 2008 y 2009.

PUBLICIDAD

Según Dancausa, el banco está siguiendo un criterio de máxima prudencia y por eso hace esas dotaciones, ya que los litigios siguen, pero insiste en que Bankinter tiene la razón y en algún momento los tribunales se darán cuenta de ello.

«Hay casos flagrantes en los que los clientes nos estaban tomando el pelo», ha sentenciado en alusión a quienes firmaron hipotecas ligadas a divisas, como el franco suizo o el yen, para evitar posibles vaivenes del euro, y que ahora reclaman con el argumento de que desconocían cómo funcionaban.