BCE, una bajada de tipos de interés antes del verano y poco más

BCE, una bajada de tipos de interés antes del verano y poco más

20 marzo, 2024
|
Actualizado: 20 marzo, 2024 14:34
|
PUBLICIDAD

El Banco Central Europeo (BCE) confía en bajar los tipos de interés si los datos de mayo y junio revelan que la transmisión de su política monetaria sigue siendo intensa, aunque no puede comprometerse a que se produzcan más recortes a partir de entonces.

La presidenta de la institución, Christine Lagarde, ha destacado durante su participación en un evento organizado por el Instituto para la Estabilidad Monetaria y Financiera en Fráncfort que durante mayo y junio la institución contará con muchos más datos para saber si van en camino de conseguir su objetivo de inflación en el 2 %.

«Si estos datos revelan un grado suficiente de alineación entre la senda de la inflación subyacente y nuestras proyecciones, y suponiendo que la transmisión siga siendo intensa, podremos pasar a la fase de revisión de nuestro ciclo de política monetaria y suavizar la orientación restrictiva», ha afirmado.

No obstante, a partir de entonces habrá un periodo «en el que será necesario confirmar de forma continuada que los nuevos datos respaldan» las perspectivas de inflación del BCE, en un momento en el que sus decisiones continuarán dependiendo de los datos.

«Ello implica que, incluso tras la primera bajada de tipos, no podamos comprometernos de antemano con una senda concreta de tipos», ha continuado.

Bajar los tipos de interés de interés en junio está condicionado a los últimos datos económicos de mayo

Para poder bajar los tipos de interés, Lagarde esperará a contar con los datos sobre el crecimiento de los salarios negociados a finales de mayo, así como con las nuevas proyecciones antes de que termine junio.

«En los próximos meses, recibiremos más datos, que nos ayudarán a valorar si podemos confiar suficientemente en el camino a seguir para pasar a la siguiente fase del ciclo de nuestra política monetaria», ha dicho.

La responsable de la política monetaria europea cree que sus futuras decisiones estarán marcadas por el crecimiento de los salarios, los márgenes de beneficios de las empresas y el crecimiento de la productividad.

Sin embargo, no pueden esperar hasta tener toda la información pertinente, ya que podría conllevar el riesgo de retrasar el ajuste de la política monetaria, por lo que tomarán una futura decisión con los datos disponibles en los próximos meses.

El BCE decidió en su última reunión de principios de marzo mantener los tipos de interés en el 4,5 % -su nivel más alto desde 2001-, la facilidad de crédito -la que presta a los bancos a un día- en el 4,75 % y la facilidad de depósito -que remunera el exceso de reservas a un día- en el 4 %. 

Noticias Relacionadas: