Programas del domingo
BlackRock, en la picota en EE.UU. por su política de inversión ‘ideológica’

BlackRock, en la picota en EE.UU. por su política de inversión ‘ideológica’

07 diciembre, 2022
|
Actualizado: 07 diciembre, 2022 12:27
|
En esta noticia se habla de:
PUBLICIDAD

Los republicanos asumirán el control de la Cámara de Representantes de Estados Unidos en enero y no están dispuestos a que las grandes fondos, como BlackRock, que gestiona activos por ocho billones de dólares, se guíen por criterios políticos, en este caso la línea ideológica medioambiental que lidera el Partido Demócrata, en sus inversiones. Ese control legislativo del Partido Republicano, va a permitir en la primera economía del mundo celebrar audiencias sobre ESG e interrogar a los ejecutivos de las empresa sobre sus políticas, y también presionar a los reguladores para que las examinen.

En 2021, el estado de Texas, gobernado por el republicando Glenn Hegar, publicó una ley para regular “el movimiento ESG –Environmental, Social and Governance’, (ambiental, social y de gobernanza)– porque ha producido un sistema opaco y perverso en el que algunas empresas financieras ya no toman decisiones en el mejor interés de sus accionistas o clientes, sino que utilizan su influencia financiera para impulsar un cambio social y económico, una agenda política envuelta en secreto». Al amparo de esa ley, que prohibía a las empresas afectadas hacer negocios con el estado del petróleo y gas, se elaboró en agosto de 2022 una lista con 350 empresas entre las que hay numerosas europeas, como UBS, BNP Paribas, Credit Suisse, Danske Bank, Jupiter Fund, Nordea Bank, Schroders, Svenska Handelsbanken y Swedbank, pero también en la que figura el líder mundial Black Rock, todos ellos contrarios y “hostiles” a la industria energética y que siguen los caminos marcados por los ideólogos del cambio climático.

El último en sumarse a este movimiento en contra de los fondos y empresas que utilizan criterios «ideológicos» para sus inversiones por encima de los intereses de sus accionistas y financiadores, ha sido el estado de Florida.

El director financiero de Florida ha informado recientemente que retiraría activos públicos por valor de 2.000 millones de dólares que tiene encomendados a la gestión de BlackRock, la mayor desinversión, por ahora, de esta naturaleza por parte de un estado que se opone a las políticas ambientales que defienden determinados sectores en Estados Unidos, obviando otras formas de energía y acabando con el principio de neutralidad energética en la tansición ecológica, todo ello bajo la bandera de la cruzada del cambio climático.

La retirada de ese dinero por parte de Florida no mermará la capacidad de gestión de BlackRock, que cuenta activos por valor de ocho billones de dólares, pero sí supone una pérdida de confianza de un inversor en su gestor y además abrirá la puerta para que que muchos inversores se planteen si es positivo para sus intereses guiarse más por política que por economía. 

Blackrock es la gestora más grande del mundo y en España cuenta con numerosas inversiones en distintas empresas del IBEX 35. Es uno de los mayores accionistas del BBVA e Iberdrola, pero también tiene un fuerte peso y negocios conjuntos con Telefónica y Naturgy. Tiene igualmente participaciones al menos en Acerinox, ACS, AENA, Amadeus, Banco Sabadell, Banco Santander, Bankinter, Cellnex, Ferrovial, Grifols, IAG, Merlin Properties y Repsol. Es uno de los principales accionistas del IBEX 35 y su inversión, aunque depende la evolución de las cotizaciones, roza los 18.000 millones de euros.

Noticias Relacionadas: