PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Begoña Gómez (c), esposa del presidente de España, Pedro Sánchez, junto a la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo (6i), y entre otros, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska (2i); la de Educación, Iabel Celaá (3i); la de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya (4i); la vicepresenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño (4d); la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias (3d), y la exministra de Trabajo Magdalena Valerio (d), en la manifestación por el Día de la Mujer el domingo 8 en Madrid. EFE/ Rodrigo Jiménez

Carmen Calvo da positivo en coronavirus y se confirma el efecto contagio de la ‘bomba biológica’ del 8-M

Giorgio Gori, alcalde de Bérgamo, calificó el Atalanta-Valencia como “el partido de la bomba biológica” en Italia por la concentración entusiasta de 40.000 personas. En España, sucedió lo mismo, con el 8-M, y de hecho Madrid es la comunidad con más muertos, contagiados e ingresados en hospitales por el coronavirus.

PUBLICIDAD

Hoy se ha confirmado el positivo por coronavirus de la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ingresa en el centro privado de la clínica Ruber de Madrid. Ella estuvo en primera línea de la manifestación del 8-M, junto a la esposa de Pedro Sánchez, que también ha dado positivo, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, aunque con ésta última no cruzó palabra.

Ha sido tan grave la actuación del Gobierno que una jueza de Madrid ya ha abierto diligencias previas al delegado del Gobierno en la comunidad por autorizar dicha manifestación.

La vicepresidenta había realizado pruebas anteriores con resultado negativo y, en la última de ellas, sin datos concluyentes, por lo que se le ha repetido la prueba dando positivo.

PUBLICIDAD

Según las fuentes, Carmen Calvo evoluciona favorablemente y recibe el tratamiento médico prescrito en la clínica en la que está ingresada desde el pasado domingo, con el protocolo de aislamiento y cuarentena preceptivo.

El problema es que también se han contagiado numeroso personal al servicio de Moncloa, incluidos chóferes y escoltas que acompañan en el mismo coche a las ahora ‘miembras’  del Gobierno infectadas por el coronavirus.