El Banco de España advierte de dos mercados claves para el BBVA y uno para el Santander

El Banco de España advierte de dos mercados claves para el BBVA y uno para el Santander

México, Turquía y Brasil son un riesgo "considerable" para la banca española, según el organismo de supervisión bancaria
04 mayo, 2020
|
Actualizado: 04 mayo, 2020 16:56
|
PUBLICIDAD

El Banco de España ha advertido este lunes de que en México, Turquía y Brasil, mercados emergentes con una importante presencia en los dos primeros del BBVA, y del tercero, del Banco Santander, existen riesgos «considerables», principalmente por la extensión de la pandemia del coronavirus.
Los inversores en Bolsa se han tomado hoy muy en serio esas advertencias del Banco de España y han castigo al BBVA con una caída del 6,26%, la sexta mayor de los 35 valores del IBEX y casi el doble que al Banco Santander, que ha bajado el 3,83%.

En su informe de estabilidad financiera de primavera, el Banco de España explica que la recesión de la economía española y mundial supondrá un aumento de la morosidad y de los riesgos, lo que presionará los resultados y la solvencia.

Las entidades cuentan con unos niveles de capital superiores a los requisitos mínimos regulatorios, reconoce, pero la crisis tendrá un impacto distinto en función de la situación financiera con la que parten y su exposición a sectores y geografías más afectadas.

Esto obliga a mantener un seguimiento supervisor «muy estrecho».

Emergentes

Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, el Santander y el BBVA compensaron la caída de la actividad en España con su presencia en países emergentes, sin embargo, la situación ahora es distinta ya que los mercados de estas economías han acusado también de forma «muy pronunciada» los efectos de la expansión de la pandemia.

En México, donde el BBVA obtiene el grueso de sus resultados, aunque también está presente el Santander, aunque en menor medida, las previsiones se han revisado a la baja de manera «importante» y podría haber caídas del PIB «muy pronunciadas», que se suman a la preocupación por la petrolera PEMEX y la depreciación del peso mexicano.

Turquía, otro de los mercados clave del BBVA, también se ve afectada por la covid-19, el banco central ha intensificado la senda de relajación de la política monetaria, en un contexto en el que, no obstante, se mantiene un elevado grado de vulnerabilidad exterior.

En Brasil, un mercado clave para el Santander, los efectos de la pandemia son similares a los de México, pero su economía es más cerrada que la mexicana y aunque contaba con cierto margen de actuación de la política monetaria, su moneda se ha comportado relativamente peor que otras emergentes.

España

El deterioro de los indicadores económicos, tanto caída del PIB como paro, es superior al de la crisis financiera de 2008.

El Banco de España no pasa por alto que el coronavirus ha aumentado las primas de riesgo y cree que las elevadas interconexiones a nivel global son un posible canal de contagio de la crisis y deben ser monitorizadas.

Además, considera «crucial» que haya una respuesta de las autoridades económicas «contundente, rápida y coordinada» para mitigar los efectos de la crisis y evitar que sus efectos sean duraderos en el tiempo.

El supervisor insiste en su idea de que la respuesta no debe ser solo nacional sino que debe involucrar también a las autoridades europeas, adaptarse a la intensidad final de la perturbación y acompañar a la economía durante el proceso de reactivación.

Y esta necesaria reacción de la política fiscal supondrá un aumento «muy significativo» del endeudamiento público, pero el Banco de España cree que su reducción se afrontará una vez se disipen los efectos de la crisis mediante un programa de consolidación fiscal a medio plazo y de reformas estructurales.

Crédito y morosidad

La crisis del coronavirus aumentará la morosidad, que cerró 2019 en el 4,8 %, aunque las medidas económicas contengan esa subida.

Un 7,5 % de los hogares tiene una hipoteca y menos del 20 % un préstamo al consumo, pero si se da un impago en este último tipo de crédito, que se produce en una fase más temprana, se dispara la probabilidad de que luego dejen de pagar la hipoteca.

El impacto de la crisis en la morosidad empresarial variará por sectores y la situación financiera de partida.

En 2020 puede que se siga reduciendo el saldo total de crédito, aunque los programas de avales limitarán la caída; los datos preliminares sugieren que hasta marzo se intensificó el retroceso del crédito a hogares y se estabilizó el de empresas.

Rentabilidad en juego

A pesar de la caída de resultados de la banca, la rentabilidad del sector se situaba, con datos a septiembre de 2019, por encima de la media europea y de las principales economías de la UE, salvo Italia.

La actual pandemia presionará adicionalmente la rentabilidad por la reducción de ingresos y el aumento de los gastos por deterioro.

En el primer trimestre de 2020 el retroceso de los resultados de los principales bancos españoles ha sido «muy significativo», por el fuerte aumento preventivo de provisiones por la crisis.

Desde el final de la crisis financiera la solvencia ha mejorado hasta alcanzar una ratio de CET1 del 12,6 % a cierre de 2019, aún así a la cola de Europa por la metodología empleada.

El colchón voluntario de capital del sistema bancario español era de 28.000 millones y el conjunto de colchones de capital suma 92.000 millones, dinero que sería suficiente para cubrir un aumento de la morosidad de alrededor de 8,2 puntos porcentuales.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD